Home Tu ahorro 5 formas de evitar perder un dinero caído del cielo

5 formas de evitar perder un dinero caído del cielo

5 formas de evitar perder un dinero caído del cielo

La llegada de una gran cantidad de dinero inesperado puede mejorar tus finanzas personales, pero también está riqueza repentina puede generar dudas e incluso problemas si no se administra correctamente.

Puede que hayas ganado la lotería, heredado una fortuna inesperada o vendido un negocio con gran éxito. Estas y muchas otras situaciones pueden generar una llegada de dinero inesperada que nos sitúa ante un panorama nuevo, en el que no siempre se toman las mejores decisiones.

Todos nos hemos preguntado alguna vez qué hacer con el dinero de la lotería si nos tocara, cuando fantaseamos las respuestas son más sencillas que cuando nos enfrentamos a la situación concreta.

Tanto si se trata de aprovechar una herencia del mejor modo posible o si quieres sacar el mejor partido a este dinero inesperado y calcular cuánto necesitas para vivir sin trabajar, lo primero que debes hacer es un buen análisis y un plan de gastos que evite, de entrada, tomar malas decisiones inmediatas.

Probablemente lo más interesante es tomarse un tiempo para hacer un balance de lo que está ocurriendo y superar la emoción inicial de dinero inesperado, antes de ponernos a gastarlo.

Una vez realizado ese balance y esa reflexión existen muchas maneras inteligentes de aprovechar esta llegada de dinero, vamos a mostrarte cinco de ellas.

Potencia tu ahorro

Revisa a fondo otros productos de ahorro y fortalecerlos al máximo. Empieza por el ahorro a largo plazo, destinado a la jubilación. Aprovecha las diferentes posibilidades que los productos de ahorro para la jubilación ofrecen; beneficios fiscales en aquellos que te lo permitan y rentabilidades elevadas dependiendo de los productos.

Minimiza tus deudas

Todas las deudas que estén suponiendo un problema constante deberían ser eliminadas inmediatamente.

Hecho esto, deberías revisar a fondo el resto de tus deudas incluyendo la hipoteca. La amortización de hipoteca puede ser a medio plazo una idea muy buena para tus finanzas. Empieza por las deudas bancarias más peligrosas; tarjetas de crédito, créditos rápidos, etcétera. Recuerda que en este caso no elimina solo la deuda sino que también ahorras en los intereses a largo plazo.

Construye un fondo de emergencia

Si no lo tienes aún, un fondo de emergencia es casi obligatorio para cualquier economía personal. Construir tu fondo de emergencia significa reservar una cantidad de dinero para cubrir gastos imprevistos; reparaciones en el hogar o en tu vehículo, o simplemente problemas con tus ingresos.

Cuando tienes un fondo de emergencia no dependes de créditos o tarjetas de crédito para cubrir imprevistos. Un buen fondo de emergencia es el que cubre al menos seis meses de tus gastos. El fondo de emergencia no tiene que estar inmovilizado, puedes mantenerlo en un seguro de ahorro o una cuenta de ahorro de alto rendimiento, así tu dinero trabaja pero está disponible en caso de necesidad.

Invierte en ti mismo o invierte en tu familia

Dependiendo de tu situación económica y, de tu nivel de ahorro, tal vez sea interesante pensar en utilizar una parte de tus ganancias inesperadas en el autodesarrollo.

El autodesarrollo puede pasar por retomar o comenzar estudios, hasta una mayor dedicación al bienestar físico y mental. Esto es perfectamente aplicable a tu familia, a tus hijos o a tu pareja.

Desde aprovechar los complementos que encontramos en los seguros de salud, hasta poner en marcha de nuevo nuestra formación, las posibilidades son muchas e invertir en uno mismo siempre es una buena idea.

Devuelve parte de tu suerte

Si te toca la lotería obviamente te sentirás afortunado. También acudirán a ti preguntas como cuántos impuestos pagas por la lotería, y por supuesto el destino que le vas a dar al dinero restante. Todo ello es legítimo y normal, pero también lo es considerar que puedes devolver una parte de la suerte que has tenido con este dinero inesperado, donándolo a una ONG por ejemplo.

Aparte de la ayuda que vas a brindar con tu donación, y la satisfacción moral que esto podría suponer para ti, debes recordar que existe un beneficio fiscal que repercute en tu declaración de la renta.

Para ello ten en cuenta que tu beneficio fiscal consistirá en que podrás deducir de la cuota íntegra en tu declaración de la renta el 75% sobre los primeros 150 € donados, considerando el total aquellas aportado a una o varias ONG. Por encima de esos 150 € tienes  una deducción del 30%. Si has aportado una cantidad igual o superior a la misma ONG en los dos años anteriores el porcentaje sube hasta 35%. Este beneficio fiscal tiene su techo en el 10% de la base liquidable que presentas, lo que exceda no podrá aplicarse la deducción.

Imagen de Pixabay

Posts Relacionados
Deja Un Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies