Los cambios en los impuestos en el Ahorro que trae la reforma fiscal

Reforma fiscal Seguro Ahorro

Desde el 1 de enero se aplica en España uno de los cambios impositivos más importantes de los últimos años. La reforma fiscal que afecta fundamentalmente al IRPF reduce el número de tramos fiscales, crea nuevas deducciones pero también acaba con otras y también tiene cambios importantes en muchos productos de ahorro que debemos conocer para conseguir el mejor resultado financiero-fiscal.

Cuentas de Ahorro y Depósitos

La fiscalidad de cuentas e imposiciones a plazo fijo no sufre grandes cambios salvo en un punto importante, los tipos de tributación. Estos se reducen en 2015 y en 2016 según la tabla adjunta:

27 Ene - Aegon -Antonio Gallardo Reforma Fiscal

 

Además de esta reducción la modificación importante la tenemos en que el tramo de tributación mayor no partirá de los 24.000 euros de ganancia si no desde 50.000 euros.

Fondos de inversión

Este producto sufre bastantes cambios, algunos positivos y otros negativos. Los fondos tributan por medio de las ganancias y pérdidas generadas en el momento de la venta. Mientras que antes, si se tenían cantidades con antigüedad inferior a un año se tributaba como renta general. Ahora, en todos los casos tributará en la renta del ahorro, con tipos inferiores.

Pero en el lado negativo, para los inversores con fondos desde hace muchos años. se eliminan los Coeficientes de Abatimiento aunque permitiendo seguir utilizándolo una especie de crédito fiscal de hasta 400.000 euros. Si tenías activos adquiridos antes de 1994 estos coeficientes permitían obtener una reducción a las ganancias patrimoniales derivadas de la venta de elementos patrimoniales no afectos a actividades económicas por la ganancia obtenida hasta el 20 de enero del 2006.

Con la reforma fiscal prevista para el 2015 se tributará por la ganancia total generada entre la compra y la venta pero permite beneficiarte de este coeficiente hasta un límite de 400.000 euros. Este no se aplica individualmente por cada operación, sino que se tiene en cuenta todas las ganancias patrimoniales (acciones, fondos, inmuebles….) a partir del 2015, hasta que se agoten los 400.000 euros.

Dividendos

Invertir en acciones de altos dividendos se ha convertido para algunos en una vía de ahorro y por ello el cambio importante en la fiscalidad les afectará a peor. La reforma  elimina la exención aplicada a los primeros 1.500 euros obtenidos por esta vía por lo que se pagará impuestos por el total de los dividendos cobrados perjudicando fundamentalmente al pequeño inversor. Con ello ganará fuerza el cobro de dividendos en acciones y no en efectivo.

Productos de Deuda

Los cambios son los vistos anteriormente, por un lado la reducción de los tipos impositivos, en la misma cuantía que señalamos en la tabla de cuentas y depósitos y por otro lado la eliminación de la diferencia entre la tributación de las ganancias generadas en un periodo inferior o superior a los 12 meses. Gracias a ello, desde este año se podrán compensar pérdidas o ganancias procedentes de rendimientos de capital con ganancias o pérdidas procedentes de las transmisiones de elementos patrimoniales de forma más flexible.

Productos de previsión

Los Planes de Inversión de Ahorro Sistemático (PIAS) ven reducido a 5 años el plazo para obtener los beneficios fiscales a la hora del cobro, exentos en renta y con reducciones importantes según tramos de edad si lo haces en forma de capital. La parte no exenta tributa como rendimiento de capital mobiliario en el IRPF, por el cambio en los tipos del ahorro que también afecta a la mayoría de inversiones.

Planes de pensiones y Planes de Jubilación tienen cambios muy importantes. Se añade un nuevo supuesto de rescate, que las aportaciones tengan más de 10 años. Este supuesto empezará a computar a partir del 1 de enero de 2015, por lo que las aportaciones anteriores no podrás recuperarlas hasta el 1 de enero de 2025.

También se reducen las aportaciones máximas, que pasarán a ser de 8.000 euros con independencia de la edad que se tenga, es decir, no sólo se reduce de los 10.000 euros de tope que se aplicaba de forma general si no que también se acaba con la mejora que existía para mayores de 50 años.

A la hora del rescate si hay beneficios. El tipo se reducirá a la horquilla 20-47% en 2015 y al 19-45% a partir de 2016. Eso sí, si lo haces en forma de capital sólo podrás aplicarte la reducción existente del 40% para aportaciones realizadas antes del año 2006 de forma transitoria durante dos años.