Cosas que deberías saber sobre los seguros de viaje

Cosas que deberías saber sobre los seguros de viaje

Los seguros de viaje son una buena opción que, además, incorpora muchas veces más servicios y coberturas de los que pensamos. Vamos a conocer más a fondo este tipo de producto asegurador.

Por definición un seguro de viaje es el que te protegerá cuando surjan contingencias mientras estás viajando.

Los seguros de viaje pueden o bien ser contratados específicamente, ofreciendo una gran variedad de coberturas, o pueden estar directamente relacionados con otros productos financieros.

Por ejemplo existen tarjetas de crédito que incorporan seguros de viaje dentro de sus prestaciones. Por ello, la primera regla de oro si vas a contratar uno de estos seguros, es saber si tienes ya uno, o incluso varios, incluidos en otros seguros o productos financieros.

La variedad de coberturas es muy grande y pueden ir desde, simplemente, la protección de los equipajes en ruta, hasta coberturas complejas como hospitalización y traslados médicos en el extranjero, repatriación, etcétera.

La mejor manera de conocer estos seguros es repasar sus principales coberturas así como sus límites y posibles restricciones. Vamos a descubrir las principales.

Hospitalización y costes, límites

La cobertura de hospitalización y costes es una de las principales a tener en cuenta. Piensa en los costes sanitarios que puede acarrear caer enfermo o ser hospitalizado en un país extranjero. No hablemos ya en caso de repatriación por enfermedad, etc.

Dentro de las diferentes ofertas de seguros de viaje encontraremos algunas que solo van a incluir la hospitalización de urgencia, otras en la que verás excluidas algunas pruebas médicas o centros médicos o incluso otras donde se excluyen algunos tratamientos o medicamentos.

Ten en cuenta también que la preexistencia puede hacer que algunas coberturas no entren en funcionamiento.

Por ejemplo, una enfermedad diagnosticada anteriormente al viaje y que se agrave en ese momento puede ser considerada preexistente y por tanto no activar la cobertura salvo urgencia extrema. En esto no se diferencian de los seguros de salud al uso.

Es decir, las situaciones de peligro para la vida sí estarán cubiertas, pero puede que los tratamientos para un agravamiento de la enfermedad o incluso los tratamientos posteriores y la hospitalización no.

Cancelaciones, límites

Las coberturas por cancelación son interesantes obviamente ya que pueden permitir que se cubran los gastos derivados de la cancelación de un viaje, Sin embargo, también es una de las coberturas más polémicas.

Los límites y los motivos por los que la cobertura de cancelación puede no entrar en vigor son variados y dependen mucho de cada oferta de seguro.

La propia causa de la cancelación puede no ser asumida como justificada por el seguro. También el momento de la comunicación de la cancelación puede influir en este sentido y no permitir la reclamación de los gastos perdidos.

Ejemplos que podemos encontrar; no reconocimiento de la cancelación por causa familiar grave si esta era precedida de una situación conocida o diagnosticada. Lo mismo ocurre con una enfermedad propia que, si es preexistente, puede no ser reconocida como justificación. Los plazos de comunicación de la cancelación son particulares en cada compañía, pero generalmente serán de un día.

Pérdidas y robos de equipajes

Esta es sin duda otra de las coberturas importantes de los seguros de viaje. Probablemente si contratamos un seguro de viaje encontraremos esta cobertura, pero, ojo, puede que el robo esté cubierto pero el hurto no.

Explicamos la diferencia. El robo se considera tan cuando se utiliza la intimidación o la violencia, sin embargo, si el robo ha sido sin intervenir estos factores, por ejemplo cuando nos quitan la cartera del bolsillo sin darnos cuenta, se considera hurto y puede que no esté cubierto en el seguro.

En cualquier caso será imprescindible la correspondiente denuncia, e incluso en algunos casos la demostración de ser propietario de los objetos sustraídos.

Además de esto los equipajes perdidos son otra de las cuestiones que más nos preocupa cuando viajamos. Efectivamente podemos encontrar coberturas que cubran esta contingencia, pero, también aquí existen límites importantes.

El primer límite es que algunos seguros de viaje, de hecho la mayoría, no reconocen su responsabilidad sobre los equipajes cuando éstos son responsabilidad de un tercero: por ejemplo de la compañía aérea en la que viajes.

De todos los modos a la hora de reclamar la cobertura es imprescindible presentar la denuncia del robo y dependiendo de lo robado es posible que también la demostración de ser propietario de los objetos sustraídos.

Piensa que esto es especialmente importante cuando tu equipaje no se ha perdido, pero se retrasa, ya que en este caso puede que nadie cubra de manera inmediata tus necesidades derivadas por dicho retraso. Desde tener que adquirir ropa hasta complementos o incluso medicinas.

Como hemos visto los seguros de viaje pueden ser interesantes pero a la vez tienen limitaciones importantes en algunos casos, limitaciones y condiciones particulares a las que debes prestar atención antes de suscribir uno.

Además, recuerda que cada vez en mayor medida vas a poder encontrar tus seguros ampliados con lo que, realmente, no es difícil incorporar en otras pólizas un seguro de viaje.