Gastos que puedes recortar en tu vida sin mirar atrás

Una de las claves para poder ahorrar más es gastar menos. Para ello resulta importante analizar aquellos gastos que puedes recordar en tu vida sin que el efecto sea muy elevado.

Se trata de un asunto delicado ya que no todo el mundo piensa lo mismo en este sentido. Lo que para algunos será sencillo de eliminar, para otros puede ser irrenunciable. Aunque te vamos a proponer una serie de recortes que puedes aplicar a tu economía personal, lo cierto es que de lo que se trata es de buscar aquellas áreas en las que te encuentres cómodo con el recorte. Pueden ser éstas u otras.

Ahorra con marca blanca

Las marcas blancas suponen un ahorro considerable. En aspectos como productos de limpieza para el hogar, accesorios como bolsas de basura, etc., la diferencia de precio puede ser notable. Pero, podemos extenderlo más allá hacia otros productos como los básicos de tocador, incluyendo jabón de manos, pasta de dientes, desodorante…

En la alimentación la marca blanca también puede suponer un ahorro importante. Sobre todo en alimentos como legumbres, arroces, pasta y conservas.

Revisa tus cuotas de clubs y asociaciones

Los gastos de afiliación a clubes o sociedades se mantienen en muchos casos por aspectos emocionales más que prácticos. Revisa aquellas cuotas que abonas y decide cuales puedes prescindir.

Hostelería la justa

Vivimos en un país en el que las relaciones sociales tienen mucho que ver con la hostelería. Sin embargo, cuando tratamos de ahorrar, esos gastos deben ser revisados. No se trata de convertirse en un eremita, pero, si de ajustar realmente el gasto en este tipo de opción a lo que podemos permitirnos dentro de nuestro plan de ahorro. La frugalidad y el minimalismo son una opción eficaz para las finanzas, pero requieren de esfuerzos como este en favor de tratar de alcanzar la libertad financiera.

¿Usas el gimnasio?

Para aquellas personas que realmente utilizan los servicios de los gimnasios de manera continua la cuota se puede encontrar amortizada. Sin embargo, cuando estos servicios se utilizan de manera esporádica, o incluso con largos periodos de tiempo sin utilizarse, resulta un gasto que debería eliminarse. La práctica deportiva básica en estos casos no tiene por qué tener coste, desde caminar, correr, etcétera.

Contratos de televisión

Tanto desde los servicios de televisión tradicionales como desde las nuevas plataformas de streaming, las opciones son muchas, tantas que generalmente tenemos acceso a un enorme número de canales y programas que no alcanzaremos a ver en ningún caso. Aquí se trata de racionalizar al máximo y elegir aquel servicio con realmente más nos conectamos. Eliminando el coste del resto de servicios añadidos que sólo vemos de vez en cuando.

Comida preparada

En muchas ocasiones elegimos comida preparada como alternativa a comer fuera de casa, y efectivamente la comida preparada puede resultar más barata que comer en un restaurante. Pero incluso más barato resulta cocinar uno mismo esos platos. El ahorro puede llegar a ser sorprendente, y además, nos permitirá ponernos de acuerdo con otro elemento muy a tener en cuenta cuando se trata de ahorrar: la cesta de la compra.

Servilletas de papel, papel de cocina etc

El uso de este tipo de productos es masivo, y ha venido a sustituir a los tradicionales trapos de cocina o servilletas de tela. Algo que podríamos incluso extender a los pañuelos. Aunque se trata de un micro ahorro, recordemos que todo suma y que a la larga también cuenta eliminar este gasto para nuestros objetivos.

Eliminar ese café diario

No hay mucho que añadir al enunciado. Por muy barato que resulte ese café diario que tomas en una cafetería, si lo haces a diario, que supone un gasto mensual rondando los 30 €. Sigue cada apartado que estamos enunciando pudieras reducir 30 € mensuales de gasto, resultaría un ahorro mensual realmente sorprendente por encima de los 500 €. Esto no es exacto, pero nos da una idea de la importancia de tener en cuenta también este tipo de gastos hormiga. Aquí podemos añadir también el gasto en productos como los refrescos, que son perfectamente eliminables y sustituibles y probablemente, nuestra salud también lo agradecerá.

Compras añadidas al repostar combustible

El transporte, y por tanto la posible compra de combustible, también debe ser aspectos revisables dentro de un plan de ahorro, pero en este caso, nos ceñimos a un gasto al que no siempre prestamos atención. Lo que se denomina compra de conveniencia es el gasto que hacemos en las tiendas de las gasolineras por encima del precio del combustible. Puede ir desde un simple paquete de chicles, hasta bocadillos, refrescos, etcétera. Son gastos prescindibles, que pueden sustituirse llevando desde casa las bebidas o alimentos, y que a la larga va a suponen un monto importante en aquellas personas acostumbradas a utilizarlos.

Consumos que dañan tu salud

Desde luego se trata de opciones personales pero, gastos como el tabaco, el alcohol, las drogas, el juego, no sólo no son recomendables desde un punto de vista económico, sino que tampoco lo son desde el punto de vista de la salud. Por tanto, se trata de gastos que a la larga nos proporcionan un doble ahorro, el del propio gasto en sí, y el de evitar en lo posible gastos derivados de mala salud producida por estos hábitos.