¿Hay jubilación más allá de los planes de pensiones? Te descubrimos varias alternativas de inversión y ahorro para el retiro

Los planes de previsión asegurados (PPA), los planes individuales de ahorro sistemático (PIAS) o los United Linked, entre otros, pueden ayudarte a complementar la paga pública de jubilación

Los planes de pensiones son el producto más popular del panorama del ahorro privado frente a la jubilación. Son los más conocidos por el gran público y la opción generalmente preferida para complementar la pensión de la Seguridad Social. Sin embargo, hay ciertos aspectos sobre estos instrumentos de ahorro que no tienen tanto alcance ni social ni mediático.

Sólo un tercio de los planes es rentable

Entre ellos, por ejemplo, un dato que no es precisamente menor: únicamente 398 de los 1.220 planes de pensiones a los que se puede acceder en España obtuvieron rendimiento positivos hasta el mes de julio. En otras palabras, poco más de un tercio, tal y como se asegura en un informe elaborado por Feelcapital tomando como referencia datos de Morningstar. De forma más concreta, el 56% de los mismos llega más allá del 1% de rentabilidad, mientras que sólo un tercio rebasa el 2%.

Las comisiones, la clave de la falta de rendimiento

En el trasfondo de esas cifras negativas se encuentran las elevadas comisiones que se aplican a los planes de pensiones. Esa afectación supuso que las aportaciones netas fuesen negativas de (566 millones de euros por debajo cero) concluida la primera mitad del año 2018, según las estadísticas de Inverco.

Las pensiones públicas, bajo la lupa

Los planes de pensiones tienen, por supuesto, ventajas e inconvenientes, pero seguramente la actual situación de la paga pública de jubilación -que pasa por una de sus horas más bajas- ayuda a que aquéllos sean vistos por muchos como una tabla de salvación. No en vano, la ‘hucha de las pensiones’ nunca había estado tan cerca de quedar vacía desde su creación, allá por el año 2000; al tiempo que la rentabilidad que ofrece el denominado oficialmente Fondo de Reserva de la Seguridad Social también está por los suelos. Por si fuera poco, se ha extendido la preocupación de que, o se plantea una reforma profunda, o el sistema público acabará por ser insostenible.

El ahorro privado para la jubilación

En ese contexto es en el que las miradas se vuelven hacia el ahorro privado, sobre el que puede que te preguntes si hay jubilación más allá de los planes de pensiones. Por descontado, la respuesta es afirmativa: hay unas cuantas y variadas alternativas de inversión y ahorro frente al retiro que cuentan con sus virtudes y sus desventajas. Aquí te desgranamos las más importantes.

Los seguros de vida ahorro

El nombre de la lista quizá más recurrente cuando se habla de alternativas a los planes de pensiones es el de los seguros de vida ahorro. Si tienes aversión al riesgo, estas pólizas son idóneas para ti, puesto que tienen la rentabilidad garantizada. Asimismo, su mecánica es sencilla: a cambio de unas aportaciones periódicas recibirás -en un fecha acordada con la aseguradora- el capital inicial más los intereses obtenidos a través de un único pago, varios o en forma de renta vitalicia. Las pólizas de vida ahorro cuentan con tres productos: los planes de previsión asegurados (PPA), los planes individuales de ahorro sistemático (PIAS) y los United Linked.

Los planes de previsión asegurados (PPA)

Los PPA permiten ahorrar para la jubilación apoyándose en los siguientes aspectos positivos:

  • El capital más un rendimiento mínimo están garantizados.
  • Las aportaciones a los PPA son deducibles en el IRPF hasta un máximo de 8.000 euros al año.
  • Estos productos cuentan con una cobertura especial en caso de óbito.
  • Se trata de una herramienta flexible, ya que puedes cobrar de una vez, como renta o de forma mixta.

            En el lado negativo quedan los aspectos que figuran a continuación.

  • No puedes tocar el dinero hasta la fecha de vencimiento.
  • La fiscalidad del rescate puede afectarte al bolsillo, dado que el capital se considera como rendimiento del trabajo, siendo la modalidad de renta la más conveniente desde un punto de vista tributario.
  • Las aseguradoras suelen exigir un mínimo de años de permanencia antes de rescatar el producto.

Los planes individuales de ahorro sistemático (PIAS)

En cuanto a los PIAS, se trata de seguros de vida ahorro que ayudan a complementar la pensión de jubilación por medio de una renta vitalicia. Al igual que en los PPA, el capital más un rendimiento mínimo están garantizados y las aportaciones máximas desgravables se sitúan en 8.000 euros anuales. Asimismo, no tendrás que pagar nada a Hacienda hasta que empieces a percibir la contraprestación pactada. Sin embargo, en caso de que saques el dinero antes de cinco años te verás obligado a abonar impuestos.

Los ‘United Linked’

El tercero de los productos de vida ahorro son los United Linked, que sólo te recomendamos si estás dispuesto a correr riesgos. De hecho, aunque contratas un seguro, tú mismo eliges los activos en los que se invierte el capital. Coincide con los PPA en cubrir el óbito, pero ni concuerda con éstos ni con los PIAS en garantizar la rentabilidad y tampoco en poner trabas al retorno de la inversión. Es decir, que no tienes ganancias aseguradas, pero puedes llevarte el dinero cuando quieras.

Inversión en bolsa o en activos inmobiliarios

Los seguros de vida ahorro son opciones adecuadas para inversores moderados o conservadores, a excepción, como ya se ha apuntado, de los United Linked. También puedes apostar por otros vehículos, por ejemplo, los mercados bursátiles. Eso sí, la bolsa tiene una volatilidad elevada y lo aconsejable es que te decantes por ella para invertir a largo plazo. Al parqué puedes acceder comprando directamente acciones o mediante otras vías, por ejemplo, asesorado por especialistas.

Asimismo, puedes adquirir una propiedad inmobiliaria para alquilarla con posterioridad. En ese sentido, recibir una renta mensual es un complemento estupendo para la pensión pública. El problema es que comprar una vivienda no está al alcance de todos los bolsillos ni de cualquier perfil de hipotecado.

Los fondos de inversión, una buena alternativa a los planes de pensiones

Finalmente, en cuanto a los fondos de inversión, son mucho menos arriesgados que la bolsa, permiten una diversificación mayor que ésta y son una de las mejores vías para beneficiarse del conocimiento de expertos. Respecto a los planes de pensiones, el dinero se encuentra siempre disponible y el coste impositivo por el rescate del capital no es tan alto.