¿Por qué es importante un fondo de emergencia?

4 nov fondo de emergencia

Ahorrar es importante, aunque muchas veces complicado. Por ejemplo, el ahorro está incrementándose en España en estos últimos meses por las mayores incertidumbres económicas que especialmente vienen del exterior, un claro indicador de la necesidad de tener dinero reservado para distintas necesidades, especialmente cuando hay algún tipo de riesgo.

El plazo es un punto clave en el ahorro. Todo ahorro es importante, pero el margen para conseguirlo es muy distinto. Por ejemplo, el ahorro a largo plazo, para la jubilación, aunque es importante comenzar a generarlo cuanto antes, podemos adaptarnos con más facilidad, por ejemplo, aumentando aportaciones futuras. No existe tanto margen en el ahorro a corto plazo cuyo destino es cubrir cualquier imprevisto, lo que hace tan importante tener un fondo de emergencia.

Cómo constituir un fondo de emergencia

Todos necesitamos un fondo de emergencia. En cualquier momento se puede producir un cambio en nuestros ingresos o lo que suele ocurrir muchas veces tener un incremento de gastos con algún imprevisto importante. Reequilibrar el presupuesto en estos casos, especialmente si los ingresos disminuyen, no es fácil y automático, por eso es necesario acumular un fondo equivalente a entre tres y seis meses de los gastos más importantes como: hipotecas, préstamos o servicios esenciales como la luz, agua, teléfono…

Esta cantidad es variable y requiere la obligación de un análisis de nuestras circunstancias, no solo presentes, también futuras y siempre acompañada de nuestro presupuesto. En este análisis separaremos los gastos en dos categorías, los fijos (de pago obligatorio como préstamos o cuotas de seguros) de aquellos variables (alimentación, suministros). En este caso no significa que no debamos cubrir ambos, ya que son necesarios, sino que los segundos nos dan cierto margen de disminución o adecuación, aunque no a corto plazo.

Sabiendo qué gastos vamos a cubrir es importante saber cómo lo hacemos. Como ya hemos adelantado, ahorrar no es fácil. Actualmente cuatro de cada diez españoles no tienen capacidad de hacerlo, por lo que es importante ir realizando este esfuerzo poco a poco. Si puedes, es conveniente realizar una aportación inicial (que por ejemplo cubra 1-2 meses de gastos), para luego ir haciendo aportaciones periódicas, tanto de tus ingresos como de pequeños ahorros que consigas en la gestión diaria de tus finanzas personales.

La gestión del fondo de emergencia

No debes considerar al fondo de emergencia como algo fijo. Tus gastos cambian y con ello debes hacer un seguimiento periódico para poder actualizarlo. Ten además en cuenta otras circunstancias para incrementarlo, desde eventualidad de tu trabajo, disminución de tus ingresos como autónomo o simplemente tu aversión al riesgo, que conlleve que sea más importante para ti tener este fondo de emergencia más elevado.

Igual que es importante conseguir este fondo lo es también mantenerlo. Uno de los errores más comunes es dejar este dinero en la misma cuenta corriente en la que están tus gastos, pudiendo utilizarse para cualquier pago. Si lo haces, lo más común es que acabes gastándotelo o al menos una parte.

Separa este fondo de emergencia en otro producto financiero que esté disponible en cualquier momento -como otra cuenta bancaria- y úsalo cuando verdaderamente lo necesites, cuando tengas una emergencia relevante. Otras consideraciones, como conseguir rentabilidad, no es lo más importante, lo es tener la seguridad que ante cualquier emergencia tendrás dinero en el corto plazo y margen de ajustar tus gastos en el medio plazo para no tener problemas económicos.