Individual o conjunta ¿De qué forma me conviene presentar la declaración de la renta?

Aegon -declaracion individual o conjunta irpf 2015

Una de las preguntas más recurrentes a la hora de presentar la declaración es si conviene más hacerlo de forma individual o conjunta, aunque la primera pregunta que debemos hacerlo es otra ¿Podemos presentar la declaración de forma conjunta? Para ello tienes que ser una unidad familiar, pero este concepto no se aplican a todos los casos. De hecho sólo hay dos formas de unidad familiar:

La declaración de la renta, como norma general, se presenta de forma individual. Este es el principio universal que todos deberíamos tener en cuenta. La excepción, es poder hacerlo de forma conjunta por todas las personas integradas en una unidad familiar. Esta opción es voluntaria y económicamente no suele ser rentable, pero como veremos, si hay casos específicos en los que puede ser más rentable. Pero primero nos centramos en los puntos esenciales para saber si puedes o no presentar la declaración de forma conjunta:

– En caso de matrimonio: Es la más normal y en ella se incluyen los cónyuges, no separados legalmente y, si los hubiere, los hijos menores, con excepción de los que, con el consentimiento de los padres, vivan independientemente de éstos.

– En ausencia de matrimonio o en los casos de separación legal es la formada por el padre o la madre y la totalidad de los hijos que convivan con uno u otro y reúnan los requisitos señalados para la modalidad anterior.

En las parejas de hecho sólo uno de sus miembros (padre o madre) puede formar unidad familiar con los hijos que reúnan los requisitos anteriormente comentados. El otro miembro de la pareja debe declarar de forma individual. El mismo criterio es aplicable en los casos de separación o divorcio con guardia y custodia compartida.

Si cumples algunos de estos casos, debes cumplir uno más, que todos los miembros de la unidad familiar deben ser contribuyentes por este impuesto. Si por ejemplo uno de los cónyuges trabaja en el extranjero y tributa por el Impuesto de No Residentes, ya no se podrá hacer la declaración conjunta del IRPF de manera conjunta. La unidad familiar se considera según los datos a 31 de diciembre del año fiscal. Si en ese año, por ejemplo, cumple la mayoría de edad un hijo, ya dejaría de formar parte de la unidad familiar.

Ahora que ya sabemos si podemos hacerla o no, toca calcular si es rentable. Es importante hacerlo correctamente porque una vez presentada no puedes cambiarla a no ser que lo hagas en el periodo voluntario, siempre antes del 30 de junio.

¿Cuándo conviene una declaración individual o conjunta?

Como regla general si los dos cónyuges trabajan y los dos superan los 7.000 euros de ingresos no conviene hacerla de forma conjunta. La explicación es sencilla. Nuestro régimen fiscal fija los tipos impositivos por escalones de ingresos, cuantos más tengas, más sube el mismo. Así, pagan menos dos declaraciones individuales de 20.000 euros que una por 40.000 euros.

Por lo que, sólo tienes mejor tributación la declaración conjunta si sólo trabaja uno de los cónyuges. En este caso, se beneficia de que las deducciones por unidad familiar (mínimos exentos) son algo superiores a los individuales.

Otra consideración que tenemos que tener en cuenta es si aún tenemos derecho a deducción por compra de vivienda habitual. Si es así, cada miembro de la pareja se pueda acoger a la deducción por compra de vivienda habitual del 15%, con el tope de 9.040 euros. Sumando ambas se puede llegar a los 18.080 euros de desgravación. Por el contrario, si se realiza de manera conjunta, la deducción solo es del 15% sobre un máximo de 9.040 euros para los dos miembros.

De todas formas hay una forma muy práctica de saber que es lo que me conviene. A través del programa PADRE introduce todos los datos de la unidad familiar como si fueras a hacer la declaración conjunta y anota el resultado. A continuación, sin tener que introducir los datos de nuevo, puedes ver los resultados de forma individual. Comparándolo, verás de forma clara que es lo que más te conviene.