Invertir o amortizar hipoteca ¿Cuál es mejor en cada momento?

Con el Euribor por los suelos y los diferenciales de las hipotecas realmente bajos puede parecer que la amortización anticipada sea siempre una buena idea. ¿Realmente es así?

Lo primero que debemos tener claro es que el debate entre inversión o amortización de hipoteca es contextual. Depende mucho del contexto temporal en el que nos encontramos con unos intereses realmente bajos, unos diferenciales también bajos y con las entidades financieras relativamente bastante dispuestas a negociar las hipotecas.

Y es importante también tener en cuenta las ventajas fiscales que hasta el año 2013 ofrecía contratar una hipoteca. Como veremos a continuación, estas ventajas fiscales que ya no se dan, pueden marcar la diferencia entre sí resulta interesante amortizar la hipoteca o destinar ese dinero a la inversión. Dicho de otra forma, los cálculos sobre si compensa o no amorizar hipoteca difieren si compraste la casa antes o después de 2013.

Sin embargo, para poder dilucidar bien cuando una opción es mejor o peor, conviene separar las posibles comparaciones según el tipo de inversión al que enfrentaríamos lo posible amortización.

Frente a planes de pensiones o productos garantizados a largo plazo

Cuando el precio de la hipoteca resulte elevado en relación a la media, es posible que te merezca plantear que una parte de tu ahorro se pueda destinar a amortizaciones. Esto te proporcionaría una reducción de intereses futuros interesante para tu futuro financiero. Aunque, sin beneficios fiscales si compraste antes de 2013 o ya desgravas al máximo. En este caso es tan simple como valorar la diferencia entre lo que te vas a ahorrar de intereses futuros y la rentabilidad que los productos que vas a contratar te ofrecen.

Otra cuestión es la de los planes de pensiones. Es cierto que estos te permiten desgravar y aprovecharte de la fiscalidad en diferido que ofrecen. Sin embargo, te van a proporcionar una rentabilidad a largo plazo que además no tiene opciones de rescate salvo en situaciones muy concretas como la propia jubilación, paro de larga duración, etcétera.

Cuando te decíamos que el momento en que hayas firmado tu hipoteca va a ser determinante a la hora de decidirte a amortizar o invertir, es precisamente por esta diferencia que se establece en la línea temporal. Si puedes beneficiarte de las deducciones por primera vivienda, es decir si tu hipoteca de antes de 2013 será un factor determinante en este caso.

Amortización frente a inversión a medio y corto plazo

Cuando te planteas comparar la posibilidad de amortizar la hipoteca con inversiones más agresivas, a corto medio plazo el análisis es distinto aunque va a influir la edad.

Si repasas los resultados medios de la última década en cuanto a rendimiento de los índices bursátiles más cercanos, o de los productos de inversión de renta variable, es probable que veas cómo éstos superan los tipos de interés actuales, con mucha distancia.

Esto significa que, apostando a largo plazo, con tiempo, el promedio que obtendrás de beneficio con una buena política de contratación de inversión será muy superior al que obtendrás reduciendo intereses que están hoy por hoy cercanos a 0%.

Esto también puede ser aplicable, para productos como los seguros de ahorro, cuya oferta de rentabilidad también supera el tipo de interés más diferencial que la mayoría de hipotecas ofrecen hoy en día.

Por tanto, si eres una persona joven, aún te queda mucha distancia con la jubilación, y tu hipoteca se ajusta a los tipos de interés actuales, no resultaría muy recomendable su amortización anticipada y sí apostar por un plan de jubilación variado, que incluya productos de renta variable.

En el otro extremo, una hipoteca cara, como ya hemos indicado anteriormente, puede ser amortizada siempre que la reducción de intereses supere la expectativa de rentabilidad en otros productos.

En resumen

No existe por lo tanto una única respuesta a la pregunta sobre si es mejor amortizar la hipoteca o invertir.

Tal vez, lo más cercano es la respuesta universal, es decir que cuando la hipoteca es más cara que lo que se espera obtener con la inversión la amortización anticipada es interesante ya que reduce intereses futuros. De esta manera, realmente, estas rentabilizando tu dinero más que invirtiendo o con productos de ahorro.