Pregunta y ganarás. Así puedes ahorrar con tu hipoteca

Tratar de mejorar tu hipoteca no es solamente una posibilidad, debería ser una obligación. En un mercado abierto, el actual, negociar hipoteca puede aportarte grandes ventajas.

Sin embargo, a la hora de tratar de ahorrar en la hipoteca, hay algunos elementos a tener en cuenta, desde luego, tener varias ofertas es un elemento fundamental. Más aún si te planteas disyuntivas como amortizar hipoteca o comenzar con el plan de jubilación.

Pero, comencemos por el principio, por la negociación de la hipoteca con el banco.

Por qué siempre se debe negociar la hipoteca con el banco

Tenemos la idea preconcebida de que una hipoteca es un producto financiero con escaso margen de negociación. Puede ser que no tenga, efectivamente, un gran margen de negociación, pero, existe, y además, puede ser lo suficientemente importante como para marcar la diferencia entre una buena y una mala hipoteca.

Es verdad que la modificación del mercado hipotecario ha cambiado bastante la perspectiva en este sentido. No hace tantos años, en pleno boom inmobiliario, el margen de negociación de las hipotecas era bastante más amplio que en la actualidad. Sin embargo, insistimos, este margen de negociación existe y debe ser explotado siempre.

Ten en cuenta que para tus finanzas personales no sólo es bueno por el ahorro que puede suponerse en cuanto a la hipoteca. También porque es una forma básica de iniciar un control de tu economía personal que puede continuar haciendo un presupuesto que realmente funcione para tu bolsillo. Algo que deberíamos hacer siempre y en todo caso.

Por qué debes tener más de una oferta para tu hipoteca

La respuesta es bastante clara, en primer lugar porque la comparativa entre propuestas nos va a acercar a la mejor opción posible como punto de partida. Esto, no siempre significa que la mejor oferta de entre varias iniciales acabe siendo la mejor propuesta que podamos obtener. Debería ser, en todo caso, un punto de partida sobre el que comenzar a negociar con el resto de ofertas las condiciones más interesantes para nuestro bolsillo.

Habrá entidades que no modifiquen sus propuestas, o que su margen de modificación sea muy bajo. Puede incluso que esa primera oferta interesante que manejaste sea la más adecuada al final, pero, sin duda, la competencia entre entidades y productos hace que en muchas ocasiones podamos encontrar mejoras significativas que valorar.

¿Pero esto solo vale para nuevas hipotecas?

Un no rotundo a esta pregunta. Al revés, si en los últimos tiempos no has tratado de mejorar las condiciones de hipoteca realmente ya estás tardando. Sobre todo si la hipoteca tiene cierta antigüedad.

De hecho, la manera de negociar para obtener una mejora sobre tu hipoteca pasa por tener más de una oferta sin duda. Es probable que la entidad financiera donde tengas la hipoteca te ofrezca una mejora, pero, no es improbable que encuentres en el mercado ofertas para subrogar hipoteca que mejoren aún más sus condiciones.

Es obvio que esto puede servirnos tanto para apretar las clavijas de la negociación a la entidad donde tenemos la hipoteca, como, en caso de no obtener el resultado deseado, trasladándose la hipoteca a la entidad que mejor condición nos ofrece.

En cualquier caso lo peor que le puedes hacer a tu préstamo hipotecario es no preguntar por otras posibilidades o mejoras del mismo. Los productos financieros no deben ser en absoluto productos inmóviles a los que no prestamos atención más allá de pagar la cuota o recibir el rédito. Hacer esto siempre va en contra de nuestros intereses financieros.