¿Puedo desgravar el seguro de salud en la declaración de la renta?

Si quieres saber en qué casos puedes desgravar tu seguro de salud en la declaración de la renta, en este artículo te lo explicaremos.

Para empezar, debemos tener en cuenta quién puede deducir el seguro y en qué casos. Y es que no es lo mismo un autónomo que un asalariado a efectos fiscales.

Estos son los casos en los que ambos podrán desgravar el seguro de salud en el IRPF::

  • Trabajadores por cuenta propia o autónomos que contraten uno para sí mismos o para un familiar directo.
  • Trabajadores asalariados en los que la empresa ha contratado seguros médicos para sus empleados.

Cómo se aplican estos beneficios fiscales

Al igual que hay dos perfiles diferentes, también hay dos beneficios fiscales distintos. Como hemos dicho, Hacienda distingue entre autónomos y asalariados. Esto tiene su traducción en la finalidad de los seguros de salud.

Si se trata de un trabajador autónomo, se declara como gasto deducible, lo que va a provocar que los beneficios obtenidos bajen. Las cantidades pueden ser de hasta 500 euros por cada uno de los integrantes de la familia, es decir, autónomo, cónyuge o hijos menores de 25 años. Estos importes se ponen como gastos deducibles y van a restar directamente a nuestros ingresos.

Por otro lado, si resulta ser un trabajador por cuenta ajena al que ha contratado un seguro de salud la empresa, no tiene la necesidad de tributar hasta los 500 euros. Ni siquiera como retribución en especie. Esto significa que el empleado gana 500 euros más en forma de seguro privado de salud que está exento de tributación.

Otros seguros que puedes desgravar en la renta

Los de salud no son los únicos seguros que debes incluir en el IRPF. Hay otras pólizas que también pueden generar ventajas fiscales.

Seguros de hogar o que estén vinculados a nuestra hipoteca

Para que un seguro de hogar o de vida pueda desgravar en la declaración de la renta, deben estar vinculados a un préstamo hipotecario de la vivienda habitual.

Son cantidades incluidas dentro de la deducción por adquisición de vivienda habitual. Esto quiere decir que sólo vamos a poder deducir importes si se contratan al mismo tiempo que firmas tu hipoteca de compra o de rehabilitación del hogar.

De forma que, si tu banco te exigió la contratación de un seguro de vida u hogar para la concesión del préstamo para conseguir tu vivienda, tendrás la opción de desgravar tus seguros para la declaración del IRPF.

Seguros de vida y ahorro

En este caso, las deducciones van a depender de si el tomador del seguro y el beneficiario son la misma persona o no. Si resultan ser la misma persona, la tributación se hará por el IRPF, en cambio, si la persona es que lo cobra es distinta, tendrá que tributar mediante el Impuesto de Sucesiones y Donaciones (ISD).

También si el tomador y el beneficiario son la misma persona, el seguro abonará una cierta cantidad al alcanzar una determinada edad. Si esa cantidad se cobra en forma de capital, se aplicará una fiscalidad similar y una base imponible a la de otros productos financieros similares.

Además, estos seguros poseen una tributación diferente:

  • Entre 0 a 5.999€ el tipo de impositivo será del 21%
  • Entre 6.000 y 24.000€ el tipo impositivo será del 25%
  • A partir de los 24.000€ el tipo impositivo será del 27%

Podremos obtener beneficios restando al capital obtenido las primas satisfechas. La empresa aseguradora practicará una retención de IRPF del 19% sobre el rendimiento. Si percibimos esta cantidad en forma de renta, se aplicará una fiscalidad similar a los Rendimientos del Capital Mobiliario, con una base imponible al ahorro del 19%.