Por qué elegir un seguro de Ahorro frente a depósito

Seguro Ahorro o Depósito

La crisis y la inestabilidad de los mercados que se extendió a la renta fija o los fondos de inversión ha hecho ganar enteros a los productos “seguros” en los que conseguir una rentabilidad pero nunca arriesgando capital. Para cumplir este punto muchos piensan en exclusiva en los depósitos, pero existen alternativas como los seguros de ahorro, con semejanzas, diferencias, ventajas y oportunidades para aprovechar.

  1. Seguridad y rentabilidad:  Dos aspectos importantes en los que comparten características con los depósitos, el seguro de ahorro tiene su capital garantizado al 100% al que hay que añadir en el momento del vencimiento los intereses generados. Respecto a la protección en caso de problemas económicos por parte de la compañía de seguros, el Consorcio de Compensación de Seguros, organismo dependiente del Ministerio de Economía y Competitividad, es el que se encarga de la liquidación de las aseguradoras que se encuentren en quiebra e inicien un concurso de acreedores. A diferencia de los Fondos de Garantía de Depósitos, no existe un límite legal para que los afectados puedan cobrar, sus primas, e históricamente, en el 100% de los casos planteados, el Consorcio ha podido hacer frente al total de las liquidaciones.
  1. Aportación única o periódica: Aunque hay seguros de ahorro de prima única, en los que realizas la aportación de una sola vez, lo normal es que hagas contribuciones periódicas, lo que le convierte en una gran herramienta de ahorro por metas, especialmente porque los la cantidad mínima a aportar es pequeña y acorde a casi cualquier presupuesto.
  1. Liquidez: La mayoría de los seguros de ahorro permiten retiradas parciales o totales de tu dinero. Gracias a ello puedes utilizar el dinero que vayas ahorrando para cualquier imprevisto.
  1. Acumulas intereses: A diferencia de los depósitos, los rendimientos del seguro de ahorro no se van abonando en una cuenta sino que se acumulan en el capital que estemos formando. Gracias a ello diferimos el pago del impuesto al momento de rescate del seguro y se aumenta, ligeramente, la ganancia del producto. Esto es así ya que la rentabilidad adicional conseguida por la participación en beneficios se consolida y acumula participando de la rentabilidad de futuros años.

Más seguridad en caso de fallecimiento: Como su propio nombre indica, el seguro de ahorro, es un seguro de vida, por ello parte de nuestra aportación va destinado al pago de la prima de un seguro. Gracias a ello, en caso de fallecimiento además de que los herederos recuperen el dinero aportado, también se recibe el capital asegurado.