Cómo aprovechar las ventajas de un seguro de ahorro

Aegon Seguro de Ahorro

El seguro de ahorro es una de las mejores alternativas para el ahorrador al aglutinar toda una serie de ventajas: flexibilidad, fiscalidad, seguridad… etc. Todas estas se pueden trasladar a distintas necesidades, pensadas en objetivos a distintos plazos de tiempo. Necesidades distintas pero en las que el seguro de ahorro se adapta principalmente.

A corto plazo, proteger tu dinero con total flexibilidad: El seguro de ahorro es una excelente herramienta para gestionar nuestra liquidez. Tenemos completa seguridad a la que añadimos una rentabilidad que supera a la de los depósitos tradicionales, un punto positivo en estos momentos en los que los tipos de interés son del 0% e incluso en algunas referencias (como las Letras del Tesoro), negativos.

A medio plazo, ahorrar para un objetivo de forma sencilla y rentable: ¿Un viaje soñado? ¿Sustituir nuestros coche dentro de unos años? Siempre existe la opción de financiar, pero con esta, multiplicamos el coste, con tipos de interés que raramente bajan del 7% y que pagamos durante bastantes años. Por todo ello, podemos plantear la operación al contrario. En lugar de pagar estas cuotas en las que se incluye una parte tan importante de intereses, ir ahorrándolas en nuestro seguro de vida ahorro como la CuenTAEgon para que en la cuantía que podamos aportar conseguir este capital dirigido a pagar nuestro proyecto.

Con todo ello, conseguiremos dos ahorros. En primer lugar todos los intereses que no pagamos, que suponen, especialmente si se financia con fórmulas como los créditos rápidos o tarjetas de crédito una cuantía más que importante. La segunda es el rendimiento, ya que estas aportaciones nos generan un interés que complementa a las aportaciones en la formación del capital. Todo ello con la posibilidad de cambiar la cuantía de las aportaciones e incluso paralizarla temporalmente si es necesario.

A largo plazo, pensando en el futuro: Este objetivo de formar un capital a medio plazo lo podemos trasladar fácilmente al largo plazo, por ejemplo, si queremos constituir un capital más importante, como por ejemplo, con un complemento más a la hora de la jubilación. El tiempo en este caso juega a nuestro favor, apoyado por una mejor fiscalidad gracias al diferimiento de pagos de impuestos.  La rentabilidad que conseguimos mes a mes se va acumulando y con ello generando a su vez más ingresos. Este efecto lo multiplicamos año tras año, ya que no pagaremos por las ganancias hasta que rescatemos el producto.

Tres objetivos distintos, pero en todos ellos todas las ventajas de los seguros de ahorro.