3 cosas que no debes hacer si no quieres que las rebajas te cuesten dinero

Las rebajas pueden ser un momento muy interesante para ahorrar dinero, pero, también se pueden convertir en un foco de gastos innecesarios. Vamos a descubrir algunas cosas que no hay que hacer para acabar perdiendo dinero en rebajas.

Las rebajas hasta no hace mucho tiempo eran un período comercial excepcional, en el que tratábamos de encontrar aquel producto o productos que nos interesaban a un mejor precio del habitual. Poco a poco, con el paso del tiempo, las rebajas se han convertido en un instrumento comercial más, en el que, aunque es verdad que puedes encontrar cosas a buen precio, no siempre va a resultar rentable para tu bolsillo.

Vamos a mostrarte tres cosas que no deberías hacer si no quieres que, al final, las rebajas no sólo no te supongan un ahorro sino que te acaben costando dinero.

Pero antes de nada una indicación muy simple: del mismo modo que usas el sentido común para tus compras diarias o en general en la vida, debes tratar de utilizarlo también en las rebajas. Descubre, por ejemplo, cómo también puedes ahorrar en vacaciones en este artículo un buen ejemplo sobre cómo ahorrar debería estar presente en todos los momentos del año.

Gastar por gastar no sólo no es una buena idea sino que, al revés, se puede convertir en una terrible idea para tu bolsillo.

No salgas a la caza de rebajas y ten claro lo que buscas

El concepto “me voy de rebajas” tiene mucho peligro para tu dinero. Salir a comprar simplemente porque son rebajas, sin tener objetivos y necesidades, hará que, con casi toda probabilidad, acabes comprando cosas que no necesitas y puede que a precios que tampoco son tan interesantes.

Realmente deberías plantearte las rebajas como siempre se ha hecho: ese momento en el que adquieres  algo que necesitas o que vas a necesitar, a un precio mejor de lo que lo harías en otro momento del año.

Esto, además de hacer que afines mucho más la búsqueda, hará que te acerques realmente al fin último de las rebajas, que no es otro que beneficiar a tu bolsillo. Así que, según se vayan acercando las rebajas debes ir decidiendo qué productos son los que buscas, e incluso, si es posible,  donde vas a tratar de encontrarlos.

Gastar por gastar desequilibra tus finanzas y las de cualquiera, mira en este post, por ejmplo, cómo se arruinan deportistas famosos simplemente por no controlar la relación entre gastos e ingresos.

Compra cosas que ya existían antes de las rebajas

Como te hemos indicado anteriormente, las rebajas son vistas por los comercios cada vez más como una acción comercial más, no como un periodo excepcional. Esto lleva a que cada vez resulte más frecuente que los fabricantes lancen productos creados expresamente para esas fechas, o para el conjunto de las rebajas del año. Estos productos, que se pueden presentar como rebajados, habitualmente van a tener un coste de producción menor y un margen de beneficio mayor.

Esto significa, que se presentará como rebajado un producto que antes no existía, con un precio que será el que la compañía marque, y que por tanto realmente no es beneficioso para tus finanzas personales.

Si no tienes claro que el producto que deseas adquirir ya estaba anteriormente en catálogo o en el comercio, tal vez debas preguntarte si no estás ante una de estas situaciones. En muchas ocasiones aquella prenda o producto que viste anteriormente y esperas adquirir en rebajas, no va a estar, y en su lugar, vas a encontrar algo similar que antes no estaba. Cuidado con esto, no es buena idea para tu bolsillo.

No te dejes guiar por los megachollos

Las rebajas son un momento del año en el que la publicidad es muy agresiva a todos los niveles. De este modo, va a ser muy probable que te encuentres publicidades con descuentos salvajes incluso de hasta el 95%.

Realmente, por mucho que un comercio anuncie ese tipo de descuentos, lo que vas a encontrar en su interior son descuentos mucho menores. Puede que en algún momento algún producto hubiera tenido ese descuento, pero obviamente no serán la mayoría ni mucho menos.

Los anuncios tipo “precios desde XX euros” llaman a engaño durante todo el año, pero mucho más aún en época de rebajas.

Si bien es cierto que en las rebajas se pueden encontrar buenos precios en muchos casos, no es menos cierto que los chollos o son difíciles de encontrar o, simplemente, no existen. Dejarse guiar por ese tipo de publicidad tampoco es una gran idea para tu bolsillo.

En definitiva, recuerda: las rebajas puede ser un buen momento del año para ahorrar dinero, pero, siempre que tengas planificado lo que necesitas, sepas dónde buscarlo, y no cedas a la tentación de la compra compulsiva.

Periodista. Más de 15 años en el mundo de la comunicación especializada en finanzas e inversión. Especializado en impuestos.