Cómo afecta el amor a la salud

Día Enamorados -amor

“El amor es física y química”. Severo Ochoa

Consejos Tu Salud

Es evidente que lo que comúnmente conocemos como amor implica efectos en nuestra salud. Nuestro organismo genera una gran variedad de hormonas y sustancias señalizadoras cuando diferentes estímulos externos llegan a nuestros sentidos. Esta descarga de sustancias al torrente sanguíneo provoca a su vez diferentes respuestas fisiológicas que pueden ser tanto beneficiosas como perjudiciales.

El amor puede llegar a reunir varias de las reacciones bioquímicas propias de situaciones habituales de nuestra vida. De este modo, durante el proceso de enamoramiento se puede experimentar placer, adicción, síndrome de abstinencia, ansiedad, luto y miedo entre otras muchas sensaciones.

Las hormonas que regulan las sensaciones del placer provocan múltiples beneficios para la salud, previniendo enfermedades cardiovasculares y reduciendo los niveles de estrés, sin embargo los efectos que se producen tras la ansiedad y durante el síndrome de abstinencia pueden llegar a perjudicar gravemente. Es por eso que quizás a la hora de clasificar los efectos del amor en la salud habría que hacer una distinción entre el amor correspondido y el amor no correspondido, e incluso dentro del amor correspondido cabría hacer una distinción aquel amor correspondido a distancia, siendo el amor correspondido en compañía el único que produce verdaderos beneficios para la salud.

Las mayores ventajas las encontraríamos en la primera fase del amor correspondido, ya que es el momento en el que es mayor la descarga de hormonas causantes de sensaciones de placer. Esas ventajas disminuyen con el paso del tiempo a pesar de que el amor siga siendo correspondido, pudiendo aparecer entonces situaciones de miedo y ansiedad cuando la pareja vive situaciones de conflicto fruto del día a día. En este punto suele presentarse un equilibrio entre las experiencias que mejoran la salud y las que la empeoran, siendo fundamental para la relación que la balanza se decline hacia uno u otro lado.

Analizados estos aspectos cabría preguntarse si a rasgos generales el amor merece la pena, ya que las situaciones de verdaderos beneficios para la salud solo se dan en los inicios del amor correspondido y en algunos casos en fases posteriores, siendo perjudicial en el resto de los casos. Y aun respondiendo afirmativamente a esta cuestión, y tratando el tema desde una perspectiva puramente científica parece ser que lo que mayores beneficios para la salud sería vivir una y otra vez el estado inicial del amor correspondido…