Cómo curar las quemaduras del sol

Aegon 2 ago - quemaduras-solares

“En agosto y en enero, no tomes el sol sin sombrero” Refrán español

Hace ya varios años que la tendencia de la moda en nuestro país ha derivado en pieles morenas y bronceadas como estándar de belleza, tanto en hombres como en mujeres. Este hecho supone un riesgo constante de salud para la población en general, ya que en la mayoría de las ocasiones los métodos para conseguir este objetivo no son los más adecuados. En muchas ocasiones se pretende reducir los plazos en los que de manera saludable se aumentaría el tono de la piel y se trata de oscurecer la misma por encima de lo que es genéticamente posible. Actuar de este modo puede producir efectos no deseados a largo y corto plazo. De este modo, está mala práctica aumenta considerablemente la probabilidad de padecer cáncer de piel y acelera el envejecimiento dérmico. Su principal sintomatología a corto plazo es la aparición de quemaduras solares.

 

¿Qué son las quemaduras solares?

Entendemos como quemadura solar al enrojecimiento de la piel que ocurre después de exponerse al sol o a otro tipo de luz ultravioleta. Los síntomas que nos permiten identificar las quemaduras solares son la apreciación de zonas con piel roja y sensible caliente al tacto, peladura de piel varios días después de la exposición, en algunos ocasiones aparición de ampollas, fiebre, escalofríos, mareos y vértigos.

 

Las radiaciones ultravioletas producen una deshidratación generalizada de la piel, que puede hacerse extensible al resto del organismo, de igual manera puede producir modificaciones bruscas de la temperatura corporal.  Los rayos solares, además, producen daños a diversos niveles en las células de la dermis y la epidermis.

 

¿Cómo curar las quemaduras solares?

Si por imprudencia o descuido hemos sufrido una quemadura solar las actuaciones que se deben llevar a cabo han de ir encaminadas a la minimización de los daños. La falta de hidratación ha de ser combatida tanto a nivel externo como a nivel interno, por lo que ha de ingerirse abundante cantidad de agua y usar cosméticos hidratantes justo después de la inflamación. Los productos cosméticos hidratan mediante dos vías, o bien atrayendo agua hacia la piel o bien evitando que esta se escape. Para la segunda vía suelen utilizarse aceites que ocluyen los poros para evitar la pérdida de agua. En este caso solo deben usarse productos con sustancias humectantes, evitando los aceites, ya que evitarían la pérdida del exceso de calor provocando un efecto contrario al deseado, estaríamos hablando de cremas con ingredientes activos como glicerina o propilenglicol.

 

Una ducha de agua fría ayudará a disminuir el exceso de temperatura corporal y la ingestión de productos antiinflamatorios beneficiarán la recuperación.

 

Existen principios activos como el aloe vera con demostradas propiedades cicatrizantes y antiinflamatorias que minimizan de manera eficaz los síntomas. Sustancias antioxidantes usados tanto a nivel tópico como por ingestión como podría ser la vitamina C o la vitamina D, combaten los daños provocados por oxidación. Existen cremas para quemaduras con estos ingredientes que están especialmente formuladas para estos casos.

 

Cuándo acudir la médico

Cuando tras una exposición solar se sientan mareos, pulso acelerado, sed extrema, fiebre o mareos o cuando aparezcan ampollas dolorosas e intensas ha de acudirse inmediatamente a un centro médico para ser asistido. En los casos en los que estas quemaduras se produzcan durante estancias fuera de nuestra residencia habitual, contar con un seguro de salud ayuda enormemente a evitar saturaciones en centros de salud o cobros adicionales por actuaciones concretas. Para saber qué seguro resulta más adecuado a nuestras circunstancias, podemos utilizar una calculadora de seguros como esta.