Deporte en verano: cómo prevenir lesiones

Ejercicio y salud Aegon Deportes

“La parte de nuestro cuerpo más sana es la que más se ejercita.» Séneca

Las vacaciones de verano son un momento ideal para disfrutar de muchos deportes, pero para su práctica satisfactoria es necesario tener en cuenta algunos aspectos con el fin de prevenir lesiones y problemas derivados de una incorrecta preparación. Toma nota:

  •  Hidratación. Antes incluso que el estado de nuestra forma física, quizás la hidratación sea el aspecto principal al que prestar atención a la hora de practicar deporte. El ejercicio físico de por sí conlleva una pérdida de agua, bien sea por evaporación o por gasto metabólico, y más aún en verano, época en la que las temperaturas son más elevadas. La falta de agua mientras se realiza una actividad puede provocar problemas: desde leves, como fatiga o desvanecimiento, hasta dolencias más serias como calambres o roturas musculares. En los casos más graves, puede provocar incluso afección en el riñón. Por eso, es importante hidratarse bien antes de la realización del ejercicio e ir reponiendo líquidos durante el mismo. La pérdida de sales también es destacable mientras se realiza ejercicio físico durante el periodo estival e igualmente su carencia puede provocar lesiones. Así, es conveniente que los líquidos de reposición durante el ejercicio vayan acompañados de sales.

 

  • Alimentación. La alimentación es el principio básico para el sustento de cualquier actividad, por lo que no lo es menos a la hora de realizar un ejercicio. En verano se tiende la comer fuera y realizar comidas copiosas y de poco valor nutritivo. Tratar de realizar deporte de manera satisfactoria alimentándose de esa manera se antoja bastante difícil. La dieta equilibrada es fundamental en todas las épocas del año y más aún cuando se pretende realizar ejercicio. El verano ofrece una gran variedad de frutas de temporada con magnificas propiedades que ayudan a completar la dieta aportando muchos de los nutrientes necesarios para gozar de una buena salud a la hora de realizar ejercicio físico.

 

  •  Elección del ejercicio. Uno de los aspectos importantes es saber elegir el tipo de ejercicio físico que se quiere realizar, ya que no todos los deportes están indicados para todas las edades, pesos o condición física. Este paso previo puede suponer el éxito o el fracaso de todas aquellas actividades que vayamos a realizar.

 

  •  Calentamiento. Es una parte importantísima del ejercicio físico y en cada deporte se deben preparar de manera específica ciertas zonas corporales. Tan importante como el calentamiento previo es la vuelta a la calma: ayuda a relajar los músculos de forma paulatina, a bajar las pulsaciones y, en definitiva, a prevenir lesiones.

 

  • Estado de forma. Es imprescindible ser consecuentes con el estado de forma en que se encuentra cada uno, interpretando las señales de alarma que nos puede dar el organismo o siguiendo las instrucciones de un profesional para no exceder el límite indicado en cada caso. Parece una recomendación obvia pero muchas personas la olvidan: nada de empezar a correr una maratón si durante el año no hemos hecho un entrenamiento gradual.

 

  • Masajes. Aprovechando la época de vacaciones en la que se dispone de mayor tiempo libre, es muy aconsejable disfrutar de los beneficios de una sesión de masajes realizada por un profesional, especialmente al día siguiente de haber realizado un ejercicio físico. Esta práctica ayudará a mantener saludable todo es sistema muscular y provocará una relajación global.

Ya sabes cómo prepararte para no sufrir lesiones. Ahora… ¡a disfrutar del deporte de verano!