Los mejores deportes para niños de 3 a 12 años

La actividad física es una buena costumbre que ha de comenzar desde los primeros años de vida. Sin embargo, en edades tempranas hay que establecer cierta progresión a la hora de introducir la práctica deportiva. Hoy queremos hablar de los deportes para niños más adecuados en función de su edad.

El deporte ayuda a los más pequeños a adquirir valores y actitudes que pueden acompañarlos por el resto de su vida, como son el compañerismo, el trabajo en equipo, el bienestar físico o la importancia de la salud mental, entre muchos otros.

Te ayudamos a encontrar el Seguro de Salud perfecto para ti y tu familia

Deportes para niños en edad preescolar: entre 3 y 6 años

En los niños de edad preescolar el sistema psicomotriz no se encuentra totalmente desarrollado, por lo que la práctica deportiva ha de ir encaminada principalmente a apoyar aquellas etapas del desarrollo que de manera natural son propias de estas edades.

De este modo, entre los tres y los seis años tiene lugar el desarrollo entre otras de la capacidad de control de la tonicidad, de control del equilibrio momentáneo, la capacidad de control y regulación del sistema postural, la capacidad visomotriz, la capacidad de organización del espacio para orientarse y recordar recorridos simples y el control de la distensión tónica voluntaria.

Algunos de los deportes recomendados en estas edades son:

  • Natación: Es muy importante, sobre todo en los más pequeños, ya que de esta manera aprenderán a mantenerse a flote y a aguantar la respiración bajo el agua.
  • Baile: Una opción que incluye muchos puntos positivos. Favorece su elasticidad y resistencia, a la vez que se familiarizan con el ritmo musical. Todo esto mientras ríen y disfrutan.
  • Artes marciales: El judo o karate son las actividades más conocidas en este punto. Practicarlos les hará mejorar su coordinación y aprender a respetar a los demás.
  • Gimnasia: Combina multitud de acciones, como saltar, correr, bailar, lanzar… Además, permite el uso de diferentes materiales que dan paso a muchas más opciones de juego.
  • Montar en monopatín: La opción ideal para trabajar el equilibrio y la resistencia.
  • Esquí: Es un deporte muy diferente al resto, principalmente por la menor frecuencia con la que se puede realizar. Perfecto para mejorar el equilibrio y los músculos mientras se disfruta de la naturaleza.
  • Ciclismo: La posibilidad de incluir los ruedines hace que sea una opción para casi todas las edades. Además de algunas variedades más seguras de vehículo como los triciclos. Ganarán resistencia y favorecerá su capacidad cardiovascular. Se puede practicar con familiares y amigos, así que será perfecto para realizar actividades en grupo.

📌 En estas edades hay que tener especial cuidado con los posibles accidentes jugando, sobre todo en zonas de mayor riesgo como las piscinas.

Coordinación y equilibrio

La práctica deportiva en ese periodo ha de ir encaminada hacia juegos de coordinación, equilibrio y actividades sencillas con reglas muy básicas. Es conveniente variar de actividad y de tipo de deporte asociado, ya que en esas edades los niños tienden a distraerse con facilidad y la actividad repetitiva suele desembocar en una carencia de atención sobre dicha actividad.

Uso de pelotas y otros elementos

También suele ser conveniente dedicar cortos espacios de tiempo a actividades básicas relacionadas con diferentes deportes. Los elementos externos que se utilizan en las prácticas deportivas son muy interesantes a la hora de iniciar la práctica deportiva en estas edades. Es conveniente ir usando estos complementos de manera que los niños se vayan familiarizando con su uso y su comportamiento. En el caso de pelotas ver cómo bota, cómo se golpea con manos y pies, cómo rueda, lanzamiento a distancias controladas, de igual manera ejercicios con aros, raquetas, etc.

Los colores llamativos y el tamaño en ocasiones exagerado de los elementos ayudan a generar mayor interés por el uso de los mismos. El uso de patines en esas edades tempranas con el principal objetivo de mantenerse en pie y avanzar en esas edades tempranas favorece la ganancia de equilibrio, coordinación y estabilidad. Estas actividades son conocidas como predeporte y son las más indicadas para estas edades, y además de proporcionar el citado apoyo al desarrollo de la motricidad, el equilibrio y el control postural, proporciona a los niños las bases para la posterior práctica deportiva específica.

seguro de salud

Deportes para niños entre 6 y 12 años

A los 6 años la maduración cerebral es prácticamente completa, por lo que es una etapa favorable para el comienzo de la práctica deportiva concreta.

El deporte ideal entre los seis y los doce años ya debe marcarlo el niño o la niña, realizando aquel o aquellos por los que tenga mayor preferencia. Se introducirán paulatinamente las reglas más complejas del deporte que se esté practicando, realizando actividades más específicas y entrenamientos más dirigidos.

Entre los deportes más populares y recomendados para iniciar entre estas edades destacamos:

  • Escalada: Ayudará a los pequeños a ganar fuerza y resistencia, a la vez que mejoran su concentración y trabajen el posible miedo a las alturas.
  • Atletismo: Trabaja velocidad, resistencia y fuerza. Junto al ciclismo, son los principales deportes en cuanto a trabajar la capacidad pulmonar. Es clave para aprender a competir de manera sana y a mejorar uno mismo.
  • Piragüismo: Un deporte diferente a lo habitual, pero con grandes beneficios. Entre ellos encontramos la fuerza y la resistencia que ganarán los niños, disfrutando de la naturaleza, ya que se practica en ríos, lagos o incluso en el mar. Siempre bajo la supervisión de un adulto.
  • Deportes de equipo: Entre ellos destacamos el fútbol, el baloncesto o el balonmano. Claves para desarrollar el trabajo en equipo a la vez que se mejora fuerza, resistencia y velocidad. Son también muy buenas opciones para socializar y aprender estrategia, más allá de la actividad física en sí.

💡Muchos de estos deportes aportan disciplina y pueden ser de gran ayuda con niños más activos o desobedientes.

Actividades con causa-efecto

En estas edades la capacidad de atención es mucho mayor y se puede trabajar en rutinas encaminadas a la mejora de resultados en la práctica de diferentes tipos de deporte. Cerca de los doce años aumenta la capacidad de inferir y comprender actividades con causa y efecto directamente relacionado, así como poder imaginar las diferentes variantes.

¿Te ha parecido interesante este artículo? ¡Compártelo en redes sociales con tu familia y amigos!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Aegon es uno de los mayores grupos aseguradores del mundo, fundado en Holanda hace más de 160 años, cuenta con una plantilla de más de 29.000 empleados en todo el mundo. Esta variedad de culturas aseguradoras nos ha permitido conocer, y mejorar la gama de productos y servicios ofrecidos a nuestros clientes durante más de 30 años en España.

Nuestra misión es ayudar a personas a proteger lo que más importa durante toda su vida.