Deportes para niños

AEGON -Deporte Niños

“Educad a los niños y no será necesario castigar a los hombres”. Pitágoras.

La actividad física es una buena costumbre que ha de comenzar desde los primeros años de vida. Sin embargo, en edades tempranas hay que establecer cierta progresión a la hora de introducir la práctica deportiva. Hoy queremos hablar de los deportes más adecuados para los niños en función de su edad.

Niños en edad preescolar: entre 3 y 6 años

En los niños de edad preescolar el sistema psicomotriz no se encuentra totalmente desarrollado, por lo que la práctica deportiva ha de ir encaminada principalmente a apoyar aquellas etapas del desarrollo que de manera natural son propias de estas edades.

De este modo, entre los tres y los seis años tiene lugar el desarrollo entre otras de la capacidad de control de la tonicidad, de control del equilibrio momentáneo, la capacidad de control y regulación del sistema postural, la capacidad visomotriz, la capacidad de organización del espacio para orientarse y recordar recorridos simples y el control de la distensión tónica voluntaria.

La práctica deportiva en ese periodo ha de ir encaminada hacia juegos de coordinación, equilibrio y actividades sencillas con reglas muy básicas. Es conveniente variar de actividad y de tipo de deporte asociado, ya que en esas edades los niños tienden a distraerse con facilidad y la actividad repetitiva suele desembocar en una carencia de atención sobre dicha actividad.

También suele ser conveniente dedicar cortos espacios de tiempo a actividades básicas relacionadas con diferentes deportes. Los elementos externos que se utilizan en las prácticas deportivas son muy interesantes a la hora de iniciar la práctica deportiva en estas edades. Es conveniente ir usando estos complementos de manera que los niños se vayan familiarizando con su uso y su comportamiento. En el caso de pelotas ver cómo bota, cómo se golpea con manos y pies, cómo rueda, lanzamiento a distancias controladas, de igual manera ejercicios con aros, raquetas, etc.

Los colores llamativos y el tamaño en ocasiones exagerado de los elementos ayudan a generar mayor interés por el uso de los mismos. El uso de patines en esas edades tempranas con el principal objetivo de mantenerse en pie y avanzar en esas edades tempranas favorece la ganancia de equilibrio, coordinación y estabilidad. Estas actividades son conocidas como predeporte y son las más indicadas para estas edades, y además de proporcionar el citado apoyo al desarrollo de la motricidad, el equilibrio y el control postural, proporciona a los niños las bases para la posterior práctica deportiva específica.

Entre 6 y 12 años

A los 6 años la maduración cerebral es prácticamente completa, por lo que es una etapa favorable para el comienzo de la práctica deportiva concreta.

El deporte ideal entre los seis y los doce años ya debe marcarlo el niño o la niña, realizando aquel o aquellos por los que tenga mayor preferencia. Se introducirán paulatinamente las reglas más complejas del deporte que se esté practicando, realizando actividades más específicas y entrenamientos más dirigidos.

En estas edades la capacidad de atención es mucho mayor y se puede trabajar en rutinas encaminadas a la mejora de resultados en la práctica de diferentes tipos de deporte. Cerca de los doce años aumenta la capacidad de inferir y comprender actividades con causa y efecto directamente relacionado, así como poder imaginar las diferentes variantes.