Diabetes: la enfermedad y su prevención

Aegon -Día Mundial Diabetes

No puedes tener un pastel y comértelo también.” Proverbio inglés

La diabetes es una enfermedad que tiene como trastorno principal la baja o nula producción de insulina o el defectuoso desarrollo de las funciones de dicha hormona. La insulina es una hormona producida por el páncreas, responsable principal del mantenimiento de los valores adecuados de azúcar en sangre. Permite que la glucosa sea transportada al interior de las células, de modo que éstas produzcan energía o almacenen la glucosa hasta que su utilización sea necesaria. Cuando falla, origina un aumento excesivo del azúcar que contiene la sangre que se denomina hiperglucemia.

La American Diabetes Association clasifica la diabetes en 3 tipos: tipo 1, tipo 2 y diabetes gestacional. Existen otras subdivisiones dentro de cada uno de estos tipos principales que diferencian aún más el origen y los síntomas de la enfermedad. Además, también se pueden encontrar otros tipos de diabetes que son menos comunes y que no se pueden asociar a ninguno de los tipos anteriores.

Diabetes tipo 1
Es más frecuente en jóvenes y se debe a la destrucción de las células beta del páncreas, las que fabrican la insulina. Estos pacientes necesitan ser tratados con insulina desde el principio.

Diabetes tipo 2
Es la típica diabetes del adulto. Se inicia con pocos síntomas e inicialmente no suele precisar insulina. Se asocia a antecedentes familiares de diabetes y a la obesidad, sobre todo la de predominio abdominal. En general se trata con antidiabéticos orales, aunque con el tiempo puede precisar insulina para su control.

Diabetes gestacional
Se inicia en el embarazo y en general se resuelve tras el parto aunque estas mujeres tienen más riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 posteriormente. Se dice que una mujer tiene diabetes gestacional cuando se le diagnostica diabetes por primera vez durante el embarazo. Cuando una mujer desarrolla diabetes durante el embarazo, suele presentarse en una etapa avanzada y surge debido a que el organismo no puede producir ni utilizar la suficiente insulina necesaria para la gestación.

Estado actual
La diabetes afecta aproximadamente al 6% de la población. Las posibilidades de contraerla aumentan a medida que una persona se hace mayor. Un mal control de la enfermedad puede llegar a producir otro tipo de padecimientos como enfermedades cardiovasculares, neurológicas, retinopatía o nefropatía e incluso la muerte.

Aunque las causas que desencadenan en último término la enfermedad son todavía inciertas, sí que existen varios factores que se han detectado como determinantes para aumentar la probabilidad de aparición de la diabetes, en especial la diabetes tipo 2.

El cambio en los hábitos de vida en los países más avanzados está provocando el aumento considerable del número de personas con diabetes tipo 2. Llevar una dieta sana y equilibrada, evitar el sedentarismo y realizar controles médicos rutinarios al menos una vez al año son los mejores métodos para prevenir la aparición de la diabetes, principalmente la de tipo 2, y muchas otras enfermedades.