¿Es bueno correr descalzo/a por la playa?

Aegon Salud es-bueno-correr-playa

 “Correr es una de las mejores soluciones para aclarar la mente.” Sasha Azevedo

La playa inspira sensaciones muy distintas en cada persona. Está claro que hay a quien le horripila el mero contacto con la arena, pero a mucha gente le encanta disfrutar de ella, del mar, la brisa, el solecito…

Los amantes del running, sobre todo si viven en una ciudad y están habituados a correr sobre el asfalto, tienen la oportunidad de cambiar de escenario para disfrutar de una de sus pasiones. Correr en la playa, con el sonido de las olas como compañía y el olor del mar es realmente placentero. Además, si te gusta el contacto con la arena húmeda y corres descalzo, todos tus sentidos se ven estimulados, hasta parece que puedes saborear el gusto del mar en cada respiración profunda.

Al margen de lo agradable que pueda ser, existe la creencia de que correr descalzo en la playa es mucho más saludable que hacerlo sobre tierra o asfalto, pero lo cierto es que es un mito que es necesario desmentir, por el bien de tus músculos, tendones y huesos.

¿POR QUÉ NO ES TAN BUENO COMO SE CREE CORRER DESCALZO EN LA PLAYA?

Hay dos razones principales:

  • La primera, por la inclinación de la propia orilla. En unas es más acentuada que en otras, y varía según la altura de la marea, así que cuanto mayor sea el desnivel, peores sus efectos; pero siempre perjudiciales.

Para que nos entendamos: Es como si estuvieses corriendo con una pierna más larga que la otra, con lo que esto provoca a nivel de articulaciones, músculos, etc. Puedes pensar que se compensa porque el recorrido de la carrera tiene ida y vuelta; es decir, primero haces un sobre esfuerzo con una parte del cuerpo, y después con la otra. Sin embargo, esto no es así. Al contrario: lo que estás haciendo es forzar al cuerpo doblemente.

  • La segunda razón por la que no es saludable correr descalzo en la playa es la inestabilidad de la arena. En vez de por un suelo firme, estás corriendo por una superficie que se hunde de manera irregular, con montículos y huecos. Por tanto, tus músculos y articulaciones están haciendo un trabajo extra para compensar esas irregularidades, un trabajo extra que aumenta las posibilidades de lesionarte.

Pero ojo, ¡esto no quiere decir que tengas que descartar el ejercicio durante tus vacaciones! No hay mejor seguro de vida que cuidar la alimentación y llevar un estilo de vida saludable, incluyendo la práctica de ejercicio moderado…

CONSEJOS PARA HACER DEPORTE EN LA PLAYA DE MANERA SALUDABLE

Si te animas a dejar la tumbona, sigue estos consejos para hacer ejercicio de una manera sana en la playa:

  1. Busca superficies estables, la arena seca sin duda no lo es.
  2. Elige horas en las que el sol no esté muy alto para evitar las quemaduras cuando haces ejercicio al aire libre.
  3. Siempre, aunque no sean las horas centrales del día, usa protector solar y gafas de sol y cubre tu cabeza y tu cuerpo.
  4. Las altas temperaturas tampoco son buenas, ni siquiera cuando estás a la sombra.
  5. Usa la ropa, el calzado y el material adecuado para el deporte que practiques.
  6. Cuando nades, ten cuidado con las corrientes, pueden ser peligrosas.
  7. Hidrátate
  8. No hagas ejercicio justo después de comidas pesadas.
  9. Haz ejercicio a un ritmo adecuado a tu forma física, no pretendas convertirte en deportista de élite de la noche a la mañana.

Si no practicas ejercicio regularmente, las vacaciones son un buen momento para iniciarte. Pero eso sí: Sé especialmente cuidadoso, tu cuerpo no está habituado y no conviene forzarlo.