5 hábitos que abandonar antes de los 40

22 dic habitos-abandonar-antes-cuarenta

“La madurez del hombre es haber vuelto a encontrar la seriedad con la que jugaba cuando era niño.» Friedrich Wilhelm Nietzsche

Nuestro ciclo de vida pasa por muchas fases, en las que el metabolismo se comporta de maneras muy diferentes:

  • En la niñez se encuentran activos todos los mecanismos de desarrollo y creación de tejidos.
  • Durante la adolescencia, el cuerpo se prepara para posibilitar la obtención de descendencia.
  • En el inicio de la fase adulta se alcanza la capacidad óptima para la realización de casi la totalidad de actividades.
  • En la fase de estacionamiento, se inicia el retroceso de las funciones vitales.
  • En la vejez se experimenta un retroceso continuado.

En la fase de inicio del retroceso (alrededor de los 40) es necesario abandonar ciertos hábitos nocivos para afrontar la madurez en las mejores condiciones de salud posibles.

HÁBITOS NOCIVOS QUE ABANDONAR ANTES DE LOS 40

Estos son algunos de los hábitos poco saludables que se recomienda abandonar lo antes posible (no hay que esperar a llegar a los 40), para disfrutar de una mayor calidad de vida en el futuro:

  • Abandonar los grandes atracones de comida. Rondando los 40, el organismo necesita menos energía para desarrollar su actividad diaria básica. Los excesos se almacenan en forma de grasas con mayor facilidad, especialmente en el caso de las mujeres. La llegada de la menopausia supone un gran salto metabólico y alcanzar esta etapa con exceso de grasa aumentaría la dificultad de alcanzar y mantenerse en los porcentajes saludables. 
  • Dejar de fumar. Todos sabemos a estas alturas que el tabaco es altamente cancerígeno. Las probabilidades de padecer esta enfermedad aumentan con los años, por lo que, aunque lo ideal sería no haberse iniciado nunca en este hábito, esta etapa es especialmente importante para dejarlo.
  • Terminar con los excesos de alcohol. El exceso de alcohol produce daño hepático, entre otros trastornos. Este perjuicio se agrava con la edad y a partir de esta etapa la regeneración celular disminuye drásticamente.
  • No practicar ejercicio físico de elevada intensidad. El desgaste generado a lo largo de los años y la presumible disminución de la capacidad pulmonar y cardiovascular, así como la reducción de la capacidad de recuperación, aumenta sensiblemente la posibilidad de sufrir lesiones graves de larga duración.
  • Evitar trasnochar. A lo largo de la vida se han afianzado unos ritmos biológicos en nuestro organismo. Estos ritmos están regulados por la luz solar y a medida que se avanza en edad, su modificación provoca un trastorno mayor que puede derivar muy fácilmente en alteración del sistema nervioso y en una bajada de defensas que predispone a enfermedades.

En esta etapa de la vida es importante contratar un seguro médico (si no se tiene uno ya), porque facilita el chequeo preventivo, el diagnóstico  y el tratamiento en caso de enfermedad.