¿Qué es el siniestro de un seguro?

Aegon -Siniestros Seguros

El “siniestro” es una parte fundamental del seguro. Es el acto o acontecimiento accidental, imprevisto e inesperado, sobre un hecho asegurado que se contemplan en la póliza, que conlleva que pueda ser indemnizado. Como mecanismo que origina que el seguro actúe, el siniestro tiene que cumplir una serie supuestos que hay que tener muy en cuenta de cara a recibir una indemnización.

Existen distintas tipologías de siniestro, dependiendo de la naturaleza del seguro. Por ejemplo, en un seguro de vida lo es el fallecimiento o la invalidez del asegurado, mientras que en un seguro de salud lo es la enfermedad o accidente que derive a la atención médica de los asegurados. 

Características de los siniestros

El mecanismo de actuación en caso de que se produzca un siniestro en todos los casos es muy similar. Siempre es necesario que se comunique de forma rápida y diligente a la compañía aseguradora para que esta actúe, pero, además debe cumplir una serie de requisitos que debe tener muy en cuenta:

  • Hecho imprevisto: El siniestro es siempre algo imprevisible que ocurre de forma súbita, sin que se prevea que acontezca. Es un punto importante ya que el conocimiento previo puede llevar a la falta de cobertura, como ocurre con las carencias o exclusiones de los seguros de salud que se derivan, por ejemplo, de tener una enfermedad preexistente a la contratación del seguro.
  • Tiene que ser un hecho involuntario: Un accidente de un coche, una rotura de una tubería o contraer una enfermedad ocurre de forma completamente involuntaria. De no ser así, de nuevo puede producirse una exclusión como haber roto intencionadamente una rotura en el hogar, o como, por ejemplo, realizar una actividad de riesgo en un seguro se salud, que también suele ser incluido en las exclusiones.
  • No es acumulativo: Cada accidente que se produzca en un vehículo o en el hogar se debe considerar individualmente y no presentar los mismos de forma acumulativa.
  • Hecho accidental: Un siniestro no se produce por deterioro del bien asegurado, sino por una causa rápida y accidental. El deterioro, debe ser tratado por parte del asegurado a través de acciones de reparación o mantenimiento.

Si se cumplen estos puntos y una vez notificado el siniestro a la compañía aseguradora, la gestión, comprobación del siniestro y su resolución es sencilla, ya sea con el cobro de una indemnización, reparación del bien o prestación del servicio.