En verano… ¡cuidado con las quemaduras solares!

19 ago - AEG-BlogAegon-MarioGrande-P42-quemaduras-solares

“Cuando el sol se eclipsa para desaparecer, se ve mejor su grandeza.” Lucio Anneo Séneca

 

La creciente incidencia de la luz solar en nuestro planeta y el descenso de la eficacia en el poder de filtración de la capa de ozono provocado en gran medida por la reducción de esa capa, lo que, unido a la moda de lucir una piel morena tanto en hombres como en mujeres, ha provocado cierta alarma entre las autoridades sanitarias.

La piel es un órgano de nuestro cuerpo cuya principal función es la de actuar como barrera, protegiendo al cuerpo de agentes medioambientales perjudiciales y de posibles contaminaciones bacterianas. La piel ayuda a mantener el equilibrio hídrico y también realiza funciones inmunes y hormonales, además de ser un elemento social de gran relevancia, ya que es la carta de presentación de las personas. Por todo ello es imprescindible mantener un cuidado habitual de la piel.

El sol es uno de los agentes más dañinos para la piel ya que las radiaciones ultravioletas pueden producir padecimientos graves de diversa índole en dicho órgano. La radiación ultravioleta no sólo es el principal causante del cáncer de piel y de las quemaduras solares, sino que además provoca envejecimiento prematuro en la piel provocando apariencias y texturas propias de personas de mucha edad. A este proceso se le denomina fotoenvejecimiento y sus mecanismos de acción y de prevención están ampliamente estudiados, manteniendo en la actualidad varias líneas de investigación que arrojan avances continuos en este campo.

Consejos para prevenir quemaduras solares

A continuación te damos algunas recomendaciones para que puedas disfrutar del sol de manera saludable:

  • Evita el sol en horas críticas. A pesar de los numerosos avances científicos obtenidos en los últimos años, el mejor método para prevenir los daños producidos por la radiación ultravioleta sigue siendo evitar la exposición a la misma. De hecho, los protectores solares que habitualmente se usan con este objetivo no son más que filtros que tratan de evitar que estas radiaciones alcancen la piel. Por ello, el principal consejo para evitar las quemaduras solares sería evitar la exposición a las mismas especialmente entre las 10 de la mañana y las cinco de la tarde y en la estación estival.
  • Protégete en altura y en la nieve. Hay que prestar especial atención en altura, ya que la incidencia de la radiación aumenta conforme subimos con respecto al nivel del mar. De igual manera es recomendable tener cuidado en lugares nevados ya que la radiación se refleja y aumenta su incidencia en la piel. En caso de no poder evitar esta exposición, se deben usar protectores solares adecuados, atendiendo a la intensidad de la radiación y del fototipo de la persona que lo va usar.
  • Aliméntate e hidrátate adecuadamente. Es muy recomendable tener una buena nutrición, especialmente en lo que respecta al consumo de líquidos. En la hidratación de la piel tiene especial relevancia el agua que ingerimos, por lo que ingerir agua en abundancia ayuda a combatir los daños producidos por el sol. Además el consumo de frutas, verduras y hortalizas con alto contenido en vitaminas y antioxidantes minimiza algunos de los efectos de la radiación ultravioleta en la piel.

A pesar de estos consejos, ante una quemadura solar grave acude inmediatamente a un profesional de la medicina que trate el daño y realice un seguimiento de su evolución.