Remedios caseros para combatir los resfriados otoñales

resfriados otoños

“La naturaleza benigna provee de manera que en cualquier parte halles algo que aprender”. Leonardo da Vinci

Evitando caer en la redundancia de las miles de recetas naturales que rondan conversaciones vecinales y blogs de naturistas para combatir afecciones víricas y bacterianas del tracto respiratorio, vamos a tratar de dar rigor a muchos de los conceptos que ya conocemos, además de aportar algunas sugerencias menos conocidas.
Existe un equivocado concepto de creer que padecemos catarros con más facilidad en otoño y en invierno que en verano y primavera debido a los cambios de temperatura.
Aunque el frío no produce resfriados en cierto modo hay algo de razón en esta afirmación, ya que la bajada de temperatura ambiental fomenta las reuniones de personas en lugares cerrados y climatizados. Estas condiciones son propicias para la propagación de virus y bacterias y es por ello que son tan frecuentes las apariciones y los contagios de gripe y resfriados en estas épocas del año.
Si queremos prevenir la aparición de estas enfermedades además de ahorrar energía lo primero que debemos hacer es no poner nunca la calefacción por encima de los 20 grados.

Remedios naturales contrastados

La vitamina C
Una de las afirmaciones más categóricas que nos viene acompañando desde hace muchos años es la de que la Vitamina C ayuda a la prevención de la gripe y el resfriado. Este hecho actualmente no tiene un fundamento científico contrastado, sin embargo sí que existen numerosos estudios que demuestran que la ingestión de este micronutriente acorta la duración de los resfriados y alivia sus síntomas.
La miel
Otro de los productos que usamos tradicionalmente es la miel, la cual según estudios recientes tiene propiedades antitusivas, por lo que resulta una gran aliada para estos tipos de padecimientos.

El ajo
Otro de los remedios naturales que tienen contrastados beneficios es el ajo, que es rico en alicina, una sustancia con propiedades antisépticas que ayuda al cuerpo a combatir la gripe y otras infecciones.

Agua
Una buena hidratación siempre ayuda a la mejora de los síntomas de estos padecimientos y la razón fundamental de este efecto es la reposición de los líquidos perdidos por la sudoración producida por las subidas y bajadas de la fiebre. Una posible deshidratación provocaría un retraso en la recuperación de la enfermedad aumentando el cansancio, el mareo y las náuseas.

Con esta breve lista de remedios caseros totalmente respaldados con investigaciones médicas podemos acortar los plazos de recuperación de gripes y resfriados, así que a modo de resumen, utiliza estos remedios como aliados para combatir los resfriados otoñales:

  1. Climatización moderada
  2. Alimentos cítricos como naranjas, kiwis y limones
  3. Cucharadas de miel caliente, dientes de ajo, y
  4. Mucha agua

Pero sobre todo, ante cualquier síntoma acude a tu médico, que él, mejor que nadie, sabrá valorar la situación y aconsejar las actuaciones más adecuadas.