Revive tu infancia. Por qué deberías volver a saltar a la cuerda

Revive tu infancia

Practicar deporte es recomendable a cualquier edad y cualquier condición física, siempre que se elija el deporte adecuado. Saltar a la cuerda, puede ser una actividad física muy recomendable.

SALTAR A LA CUERDA UN GRAN EJERCICIO

Se ha repetido hasta la saciedad que la práctica deportiva es beneficiosa para la salud, y esto es cierto. También, cada vez tenemos más claro que practicar deporte nos hace más felices, sin embargo, hoy en día, existen tantas opciones que podemos perder la perspectiva. Y resulta, que hay actividades realmente asequibles, sencillas y que además nos pueden conectar muy bien con nuestra infancia y recuerdos. Saltar a la cuerda es una de ellas.

Si piensas que saltar a la cuerda es un juego de niños, te estás equivocando. Si bien puede ser una actividad muy divertida, realmente es un ejercicio aeróbico que, además de ayudarte a mantener la forma, puede ser un gran instrumento para quemar grasas. Una sesión media de salto a la cuerda puede ayudar a quemar más calorías que otras actividades físicas. Además, es un ejercicio que puedes practicar realmente en cualquier sitio y con un coste muy bajo.

Vamos a repasar las principales ventajas que vas a obtener si eliges incorporar saltar a la cuerda a tus rutinas deportivas.

Actividad aeróbica quema grasas

Como ya hemos dicho se trata de un ejercicio aeróbico, es decir, indicado para quemar grasas. Pero, además, ya que saltar a la cuerda es probablemente una de las entidades aeróbica es que más calorías puede quemar.

Obviamente depende de factores como la intensidad a la que realices ejercicio, tu peso, e incluso tu estado de forma, pero, media hora de saltar a la cuerda es mucho más eficaz para quemar grasas que, por ejemplo, media hora caminando.

Ayuda a la coordinación

La coordinación mejora de manera notable cuando se salta a la cuerda habitualmente. No sólo se trata de la coordinación entre brazos y piernas, necesario para el salto, sino también una mejora notable del equilibrio. Del mismo modo, se toma una conciencia más amplia de la posición corporal.

Mejora la resistencia muscular

Se trata de una actividad muy adecuada para la mejora de la resistencia muscular. Obviamente, esto ayuda también a la práctica de otros deportes. Ten en cuenta que cuando saltas a la cuerda pones en movimiento prácticamente todos los grandes músculos de tu cuerpo. Los de la parte superior, con el movimiento de rotación de la cuerda, los de las piernas al saltar, los abdominales para guardar el equilibrio y mantener la postura…

Cómo empezar a saltar a la cuerda

Si no estás habituado y quieres incorporar esta actividad deportiva hay algunas cosas que debes tener en cuenta.

En primer lugar no empezar con sesiones excesivamente largas, ya que se trata de un ejercicio de cierto impacto y que, mal practicado puede generar lesiones musculares. Esto tiene que ver tanto con la cantidad de tiempo como con la frecuencia en la que realizamos el salto. Lo ideal puede ser empezar con frecuencias largas de incluso 40 segundos entre salto durante sesiones relativamente cortas.

A la hora de poner en práctica el salto, en primer lugar, no hay que elevar en exceso los brazos a la hora de hacer el movimiento circular. Es importante también mantener la espalda recta y no volverse hacia delante, y, a la hora del impacto del salto, es mejor cargar el peso sobre el tercio delantero del pie, para evitar los impactos en los talones, y minimizar el efecto en las rodillas.