Seguros y préstamos personales ¿son necesarios?

18 abril AEGON - Seguros y prestamos personales

El cierre del año 2016 ha certificado un moderado incremento en la concesión de préstamos personales en España, algo que continuará este 2017 y los próximos años al calor de la recuperación económica. Pero detrás de esta concesión también hay condicionantes, uno de los que más se repite el seguro de vida.

En principio no veríamos nada extraño en vincular o relacionar nuestro préstamo al seguro de vida. Uno de los puntos fundamentales que siempre debemos tener en cuenta a la hora de establecer el capital de nuestro seguro de vida es tener deudas. El seguro de vida además de proporcionar fondos necesarios para que los que más queremos puedan adaptarse a la nueva situación (por ejemplo, los ingresos equivalentes de la persona fallecida durante un periodo de 3 a 5 años), también debe pagar primero las deudas, entre las que se incluyen préstamos hipotecarios y personales.

Porqué el precio suele ser más elevado

El problema está en la contratación de un seguro de vida independiente con el préstamo, vinculado siempre a una compañía relacionada con el Banco, ya sea de su grupo financiero o empresa con la que tenga un acuerdo, en unas condiciones cerradas y que por regla general tienen precios por encima de mercado.

A esto unimos dos puntos que incluso empeoran su contratación:

  1. Usar la fórmula de prima única: Con ello pagaríamos la totalidad del seguro al arranque de la operación. Como el importe de esta prima es elevada muchas veces se incluye en el principal del préstamo, es decir la cantidad que financiamos, como un importe superior. Con ello, no sólo pagamos una cantidad importante y de forma anticipada, sino que incrementamos el coste del préstamo ya que esa cantidad genera intereses.
  1. Utilizar el reclamo de rebaja de tipo de interés si contratas el préstamo: Con ello, sin obligarnos, incitan a la contratación del préstamo bajo la promesa de mejorar las condiciones del préstamo. El problema es que el ahorro que se consigue muchas veces es insuficiente por lo que se paga de más por este seguro.

Actualizar tu seguro de vida mejor que contratar uno nuevo

¿Qué debemos hacer? La opción no es no tener un seguro de vida sino tan sencilla como actualizar nuestro el que tengamos a esta nueva circunstancia, a tener una deuda más, un lastre que dejemos a nuestros herederos tras nuestro fallecimiento o invalidez.

Nuestro seguro de vida, como la gama completa que ofrece Aegon, es un producto vivo que debemos tener siempre muy en cuenta en nuestra planificación financiera. Si algunos de los riesgos disminuyen, por ejemplo, si nuestros hijos han finalizado sus estudios y se han independizado, podemos rebajar la cuantía. En el caso contrario, si hay nuevos riesgos, como es tener una deuda en forma de préstamo personal, ampliarlo.

Con ello, conseguiremos nuestro objetivo, tener una protección completa ante una eventualidad grave, pero lo haremos de forma controlada y eficiente económicamente.