Vacunación contra la gripe: todo lo que necesitas saber

Vacunación contra la gripe: todo lo que necesitas saber

“Excava el pozo antes de que tengas sed. » Proverbio chino.

Con la llegada del otoño comienzan las nuevas vacunaciones contra la gripe. Cuando un agente infeccioso entra en el organismo este se prepara para defenderse de los posibles daños que pueda provocar. El sistema mediante el cual el sistema inmune lucha contra estos microorganismos consiste en el diseño de una estructura complementaria (anticuerpos) que se le acople y anule sus capacidades. Este mecanismo requiere del reconocimiento de diferentes moléculas que se encuentran expuestas en la parte más externa de los patógenos de modo que funcionando como un sistema llave cerradura, el organismo es capaz de sintetizar dicha estructura complementaria y anular la actividad infecciosa.

Este proceso puede tardar varios días en realizarse por completo y durante ese tiempo los microorganismos continúan desarrollándose y afectando a la zona objeto de infección.

La forma y la intensidad con la que los virus o bacterias afectan a la salud del paciente dependen del tiempo que tarde el organismo en sintetizar los anticuerpos específicos, de la velocidad de desarrollo y el daño que producen estos microorganismos y del estado de salud previa que posea la persona afectada.

El fundamento del uso de la vacuna se basa en que si un virus se desarrolla muy rápidamente, produce graves daños durante las primeras fases de la infección o el estado inicial de salud del afectado no es óptimo, al sistema inmune no le da tiempo a reconocer al agente infeccioso y sintetizar los anticuerpos antes de que los daños sean irreversibles. Para prevenir que esto suceda y evitar graves daños para la salud e incluso la muerte se trataron de acortar los plazos en los que nuestro organismo reconoce y sintetiza los anticuerpos y para ello se usan las vacunas.

Las vacunas no son más que estructuras idénticas al propio agente infeccioso a los cuales se les ha anulado la capacidad de desarrollo y de afección. Se trata simplemente de que el cuerpo lo reconozca como extraño y ponga en marcha toda la maquinaria de reconocimiento y producción de anticuerpos. De esta manera si alguna vez dicho virus o bacteria penetra en el organismo el cuerpo ya está preparado para defenderse de manera inmediata porque ya tiene los anticuerpos específicos contra ese microorganismo. Así,  la respuesta inmunitaria es tan rápida que en la mayoría de las ocasiones ni siquiera llegan a notarse los primeros síntomas.

En el caso del virus de la gripe la vacunación ha de hacerse cada año porque este microorganismo tiene la capacidad de modificar su estructura externa, por lo que los anticuerpos de vacunas anteriores no servirían.

Conocida la virulencia de la gripe, su capacidad de desarrollo y la intensidad de su afección, se recomienda la vacunación a aquellas personas más vulnerables, debido a su estado físico o a un sistema inmunológico debilitado. La razón de que sea este sector de la población el que se debe vacunar es el que se explica en párrafos anteriores. También se recomienda a todos aquellos que tengan un contacto frecuente con personas del sector mencionado como personas que convivan con ancianos y a todos aquellos que traten con afectados, como puede ser el personal sanitario.