¿Cotizas por la base mínima de autónomo? Te explicamos como complementar tu pensión con un Plan de Jubilación

¿Cotizas por la base mínima de autónomo? Te explicamos como complementar tu pensión con un Plan de Jubilación

La aprobación de los Presupuestos Generales del Estado para el año 2018 tiene un claro efecto directo sobre el bolsillo de los autónomos. Si la prórroga vigente en los primeros meses del año suponía una congelación de las bases y por tanto de las cotizaciones a la Seguridad Social, la aprobación de los nuevos presupuestos supone que estas se actualizan y suben un 1,4%. Así la cuota mínima pasa de 274 euros a 279 euros, lo que da derecho a una base de cotización que se eleva de los 919,80 euros a los 932,70.

Esta base es referente porque de los más de 2,4 millones de autónomos que hay en la actualidad en España, cerca del 85% cotiza por esta base mínima. Con ello consigue menos pagos, pero también que las prestaciones económicas sean más bajas.

 

Problemas de cotizar por la base mínima

Las coberturas económicas pueden ser presentes, como las derivadas en caso de enfermedad o cese de actividad y futuras, como es la pensión de jubilación.

Las coberturas para estas contingencias presentes son limitadas económicamente y con pocas posibilidades de mejora a través de otro producto. De media se sitúan en unos 650 euros al mes, y en el caso de baja laboral, a esta cantidad que hay que restar la cotización (los 279 euros que hemos señalado a partir de este año), ya que es obligatorio continuar de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA), durante el periodo de baja. El resultado es que el neto medio que percibirán se sitúa por debajo de los 480 euros mensuales.

Paliar esta falta de ingresos es compleja. Si podemos tener seguros específicos para bajas del autónomo, pero tenemos que tener en cuenta sus posibles limitaciones en aspectos clave como:

  • No cobertura de enfermedades o dolencias preexistentes.
  • Carencias en los días de pago, a que partir de que día se abona una cantidad al asegurado.
  • Tipo de cobertura, si es por cualquier tipo de baja o como es muy corriente sólo tiene coberturas de hospitalización.

El reflejo más claro del impacto económico que tienen estas coberturas de pago tan exiguo es la menor tasa de baja laboral del autónomo frente al trabajador por cuenta ajena.

Completar tu pensión con un plan de jubilación

Aunque cotizar por la base mínima es un riesgo como hemos visto en el caso de coberturas por cese de actividad, accidente laboral o enfermedad profesional o común, lo es más para la jubilación si mantenemos esta cotización por la base mínima en el tiempo lo es para la pensión de jubilación.

Aunque la última reforma del la Ley del Autónomo aprobada a finales de 2017 ha flexibilizado los procesos de alta y baja y cambios de cuota, el sistema sigue siendo excesivamente rígido y difícil de ajustar a los cambios de ingresos y gastos que tenga el trabajador autónomo y con el temor acrecentado año a año sobre una pensión menor en su cuantía.

Pero esta rigidez la podemos superar gracias a la flexibilidad de productos de previsión como los planes de jubilación, apoyados siempre en una correcta planificación. Esta flexibilidad la tenemos en las aportaciones, ya que la cantidad mínima es de 60 euros, con la posibilidad de incrementar las mismas. Así si podemos ir destinando una parte de nuestros ingresos más elevada cuando podamos y ajustarlo a este mínimo mensual cuando nos veamos obligados a ajustar nuestros gastos.

El resultado final es que podemos constituir un capital 100% garantizado, formado por las aportaciones y el interés del plan de jubilación que posteriormente podemos cobrar en su totalidad o en forma de renta que complemente la jubilación del autónomo a pesar de haber cotizado por la base mínima.