Cuándo empezar a ahorrar para la jubilación, esto es lo que pasará en cada caso

AEGON---La-planificación-de-la-pensión-del-autónomo

En lo que a la jubilación se refiere, no siempre tenemos claro cuando hay que empezar a ahorrar. Sin embargo, la diferencia entre hacerlo a una edad u otra es verdaderamente importante y va a repercutir mucho en tu bolsillo durante la jubilación.

¿Qué pensión voy a tener en el futuro? Esta es una pregunta que a diario miles de personas se hacen. Si bien, es relativamente fácil conocer la pensión que te acabará correspondiendo, lo realmente difícil es saber el poder adquisitivo que esa pensión tendrá en el futuro.

Realmente, el panorama para quienes se van a jubilar a partir de la próxima década no es muy halagüeño ya que, la necesidad de dinero complementario a la pensión pública de jubilación para mantener el poder adquisitivo, cada día es más evidente.

Para ello, para no perder ese poder adquisitivo, sólo tenemos un camino el del ahorro. Y, cuanto antes comiences a ahorrar, mejor. Veamos los motivos,

Por qué comenzar a ahorrar cuanto antes para la jubilación

Si tienes conciencia de la importancia del ahorro, es posible que ya estés ahorrando ciertas cantidades de dinero cada mes. Si te preguntas qué hacer con el dinero que ahorras cada mes, la respuesta es simple destina una parte importante al ahorro para tu futura jubilación.

La explicación es simple, imagínate que necesitas 60.000 € como cantidad base para complementar tu futura pensión de jubilación. Por una cuestión de lógica no será lo mismo ahorrar esos 60.000 € en cinco años que hacerlo en 25 años.

Planificar tu jubilación con la máxima antelación posible, aunque no siempre parezca un objetivo atractivo cuanto más a largo plazo o sea, es probablemente una de las decisiones financieras más importantes que vas a tomar en tu vida. Descubre aquí los principales errores que cometemos al planificar la jubilación.

Tenemos en ocasiones olvidar la importancia de garantizar estabilidad financiera en un momento de nuestras vidas, cuando somos mayores, en los que precisamente mayor necesidad vamos a tener de estabilidad.

Si te preguntas en qué momento de tu vida laboral deberías comenzar a ahorrar para la jubilación, la respuesta es bastante simple, ahorra desde tu primer contrato y con un horizonte temporal lo más largo posible, si es de cuatro décadas de ahorro mejor que tres décadas de ahorro.

Piensa en esto, cuanto más tiempo tardes en comenzar el ahorro para tu jubilación más cantidad de dinero debes dedicar al mismo, como ya hemos visto anteriormente, con lo cual, la tensión de ahorro será superior a lo razonable y, probablemente, no podrás combinarla con ningún otro objetivo.

Por otro lado, en caso de llegar a la jubilación con menor nivel de ahorro del adecuado no podrás alcanzar tu nivel de vida anterior, se reducirá en relación a tu vida laboral.

Piensa que, cuando apuestas por ejemplo por un producto que te proporciona una rentabilidad anual, los intereses se van sumando, es decir, a tu aportación del primer año se suman a los intereses que, a su vez, se irán uniendo a las siguientes aportaciones e intereses. Para que lo veas mejor mira este cuadro con un ahorro de 2500 € anuales y un interés del 2% nominal:

Como puedes comprobar la diferencia es realmente importante. El trabajo de los intereses compuestos a lo largo del tiempo hace que, nuestro dinero crezca no sólo por comenzar aportar antes si no por lo que la rentabilidad lo engorda.

Por ejemplo, si quisieras con estos datos constituir una renta vitalicia complementaria a tu pensión de jubilación, con un horizonte temporal de 20 años y otro interés nominal al 2%, alguien que comenzó a ahorrar con 25 años podría complementar su jubilación con1145 € mensuales, sin embargo, quien comenzó con 40 años a ahorrar, sólo podría hacerlo con 450.

Otra manera de verlo es que, cuanto antes comiences a ahorrar y determines la cantidad complementaria necesaria para tu jubilación, podrás ir graduando las aportaciones al ahorro para la jubilación. De este modo, tu ahorro podrá también destinarse a otros objetivos a corto o medio plazo.