Qué errores debes evitar a la hora de planificar tu jubilación

Qué errores debes evitar a la hora de planificar tu jubilación

La jubilación es uno de los problemas que más preocupan a los españoles. La inseguridad sobre cómo serán las pensiones en el futuro está llevando a que sean cada vez más los que empiezan a planificar su retiro.

Pero tan importante es pensar ya en este momento tan importante como hacerlo correctamente sin cometer una serie de errores que aún muy comunes:

No pienses que la pensión pública es suficiente para cubrir todos tus gastos

Aunque la realidad actual esta llevando a que sean muchos los que complementan su pensión con productos como un plan de jubilación, la mayoría aún no lo hace. La pensión pública puede que no sea suficiente no sólo porque esta se pueda reducir, sino porque principalmente disfrutaremos de una calidad de vida superior durante más tiempo.

Gracias al capital o renta que podemos conseguir con un producto de previsión podemos conseguir ese complemento que cada vez será más importante y valorado.

Dejar los importes que vamos a necesitar y recibir al azar

Puede que queden muchos años para jubilarnos, que vayamos a cambiar de trabajo, que la cotización varié… pero aún así es importante que conozcamos, en las circunstancias actuales, cuál será nuestra pensión pública. Conseguirlo es sencillo gracias al programa de Autocálculo de la pensión de jubilación al que podemos acceder desde la web de la Seguridad Social.

Este es el punto de arranque para que comparadas a las que creamos que serán nuestras necesidades o proyectos futuros destinemos partes de nuestros ingresos presentes a complementar nuestra pensión de jubilación.

Pensar en nuestra jubilación cuando nos queden pocos años

Aunque dice el refrán español que nunca es tarde si la dicha es buena lo cierto es que actuar de esta forma en el ahorro para la jubilación tiene importantes desventajas.

La primera es que las aportaciones que debemos dedicar a conseguir esa renta o capital complementario serán mayores.

El segundo punto en el caso de productos como un plan de jubilación es si nos excedemos de los 8.000 euros anuales (o el 30% de nuestros ingresos por trabajo o actividades profesionales), podemos perder los beneficios fiscales de las aportaciones.

Y el tercero, aún más importante, está en los beneficios que consigamos por estas aportaciones. Estos se acumulan y a su vez generan otros intereses adicionales, por lo que ahorrar en el largo plazo no sólo nos permite hacerlo más cómodamente, aportando menos y beneficiándonos de su fiscalidad, también nos permite ganar más.

Piensa en tu ahorro para la jubilación como algo vivo

Muchos de los cambios en tu vida, especialmente los económicos, influyen a la hora de planificar la jubilación. Por ello, adecúa la inversión a tus circunstancias personales y al tiempo que quede para tu retiro.

Así podrás, por ejemplo, modificar las aportaciones cuando las circunstancias económicas te obliguen a reducir este ahorro y lo contrario, acelerar las mismas si necesitas un capital o renta superior.