Los españoles temen por el futuro de sus pensiones, pero preparan mal su jubilación

aegon_estudio_jubilacion 2018

Aegon acaba de lanzar su última edición del EstudioAnual de Preparación para la Jubilación en el que destaca que España, junto con Japón, está a la cola mundial en la preparación de la jubilación. Un dato que es aún más llamativo si tenemos en cuenta que ambos países también lideran la estadística de mayor esperanza de vida y que, por tanto, sus ciudadanos deberían tener una mayor concienciación para conseguir una pensión superior que les permitiera disfrutar de más años de jubilación con mejores prestaciones.

La puntuación de España, de 5,1, no solo se queda lejos de los países analizados que más ahorran y mejor preparan su jubilación que son India, China, Brasil y Estados Unidos, también de otros de nuestro entorno como Alemania (puntuación de 6,1) o Reino Unido (6,0).

Exceso de dependencia en la pensión pública y falta de ahorro

Aunque existe concienciación sobre el problema del sistema de pensiones públicas en España (dos tercios de los españoles, un 67%, cree que las condiciones de sus pensiones futuras serán peores que las actuales frente al 49% global) esta no se traduce en una apuesta decidida por el ahorro.

Es más, el Estudio señala la gran importancia que dan los españoles al sistema de pensión público, en la que casi la mitad de los encuestados, un 47%, piensa que se tendrían que aumentar los impuestos para que el importe se mantenga estable. En el lado contrario no plasman este esfuerzo en el ahorro privado o futuro. Solo el 27% de los españoles afirma ahorrar habitualmente para la jubilación y un 15% afirma que lo hará en el futuro. Un déficit que tiene como resultado que ese ahorro privado en forma de capital o renta que complemente la pensión sea en muchos casos inexistente o insuficiente.

Hacía una mejor cultura del ahorro

El problema general del ahorro en España es doble. En primer lugar, por un grupo elevado de personas que no ahorran porque no quieren o no pueden. En segundo lugar, porque centran el ahorro en productos inadecuados, principalmente en cuentas bancarias con escasa remuneración.

Ambas prácticas son contrarias a lo que debería ser el ahorro para la jubilación que debería ser sistemático y en productos finalistas como son los planes de pensiones. A esto se une que el enfoque de preparación para la jubilación debe ser a largo plazo, en cuánto antes se empiece mejor puede ser el resultado que consigamos con este ahorro para la jubilación y menor el esfuerzo relativo con respecto al total de los ingresos que debamos dedicar además de permitir invertir en productos con mayor rentabilidad potencial.

En definitiva, para dar la vuelta a las conclusiones del Estudio Anual de Preparación para la Jubilación se deben reforzar los siguientes puntos:

  • Saber definir las distintas metas u objeticos del ahorro. Debe existir un ahorro a corto plazo para hacer frente a imprevistos, pero también a medio y largo plazo para cumplir una serie de objetivos y entre estos, uno de los más importantes es la jubilación.
  • Escoger los productos adecuados para cada una de las metas. Por ejemplo, para el corto plazo puede ser un producto de elevada liquidez como una cuenta de ahorro, pero en el largo plazo como la jubilación aquellos productos como los Planes de Pensiones que nos permitan obtener una rentabilidad adicional que complemente lo aportado.
  • Ahorrar de forma sistemática, considerando lo que aportemos como un gasto más dentro de nuestro presupuesto.
  • Pensar en la jubilación no solo cuando se acerque el momento de dejar de trabajar, sino cuando aún quedan muchos años, así podrás dedicar menor esfuerzo en las aportaciones y que estas puedan conseguir mayor rentabilidad.
  • Aprovechar la flexibilidad del ahorro a largo plazo para adaptar las aportaciones a nuestras circunstancias personales, por ejemplo, si aumentan nuestros ingresos poder incrementar los ingresos a un plan de pensiones.

Si cumplimos estos puntos podremos conseguir un objetivo tan importante como tener un capital o renta que complemente nuestra jubilación y así dejar de estar en el vagón de cola de los países que peor preparan la jubilación.