Jubilación: como complementar tu pensión con todos ellos

Jubilación: Los tres pilares del sistema de previsión

El sistema de previsión para la jubilación en España está compuesto de tres pilares: Seguridad Social, Sistemas de Previsión fomentados por la empresa y Sistemas de Previsión individuales. Los tres son importantes y complementarios. Aunque el básico, el que todo trabajador tiene derecho cumpliendo un mínimo de cotización es la Seguridad Social, la viabilidad del sistema en el futuro y especialmente las reformas ya en marcha le hacen perder peso, al menos en el resultado económico final. Por ello, es importante apoyarse en los dos siguiente o en cualquiera de estos, para conseguir las mejores prestaciones económicas cuando llegue nuestra jubilación.

 

  1. Seguridad Social: Los pagos a la Seguridad Social que hacemos a través de nuestras cotizaciones cubren tanto posibles contingencias presentes –enfermedad- como futuras, en el caso que analizamos la pensión de jubilación. Si cumplimos unos requisitos, cada vez más duros, de años cotizados y edad mínima de jubilación. La reforma ya en marcha obligará que a partir del 2027 se alcance al menos los 67 años o 65 años cuando se acrediten 38 años y 6 meses de cotización.

 

El resultado, es que para conseguir una pensión contributiva que será también más baja, ya que también se han endurecido los criterios de cálculo, debemos esperar más. Si no cumplimos con estos requisitos podríamos conseguir una pensión no contributiva, pero siendo siempre esta, de una cuantía muy pequeña.

 

  1. Sistemas de previsión fomentados por la empresa: El segundo pilar está basado en las aportaciones que puede hacer una empresa a favor de sus trabajadores en cualquier sistema (Plan de Pensiones, PPA,..) que busca que cuando el trabajador se jubile reciba un capital o renta comple

 

Estos sistemas, eficientes fiscalmente, son muy efectivos y un buen complemento. Pero no exento de riesgos. Por ejemplo, si abandonamos la empresa, no perdemos la cantidad invertida pero muchas veces es muy complicado traspasarlo a otro tipo de producto para seguir con la aportación y a la hora del rescate esta puede ser escasa.

 

  1. Sistemas de previsión individuales: A través de cualquier sistema de previsión individual se gana en muchos puntos. En primer lugar en libertad, ya que somos nosotros los que elegimos que producto y lo que invertimos. Ya sea un Plan de Pensiones o un más seguro Plan de Previsión Asegurado, podremos ir haciendo las aportaciones que podamos o que consideremos necesarias siempre controlando cuál es nuestro objetivo final de renta o capital y beneficiándonos de las deducciones fiscales hasta el límite actual de 8.000 euros anuales de aportaciones en todos los productos que tenga contratados.

 

En definitiva, con un sistema de previsión pública que generará pensiones más bajas, es importante usar los otros dos pilares para complementar nuestra pensión, teniendo un mayor control y libertad con los sistemas individuales.