¿Pago la hipoteca antes o empiezo con mi plan de jubilación?

Puede que en algún momento te hayas planteado la opción de amortizar de manera anticipada tu hipoteca, antes incluso de comenzar a ahorrar en un plan de jubilación. Veamos los pros y contras de esta decisión.

Para poder tener una buena perspectiva de lo adecuado o no de pagar tu hipoteca como primer objetivo de ahorro, debemos centrarnos en el contexto actual. Hoy en día los tipos de interés rozan el 0%, pero, hace poco más de una década, el Euríbor se acercaba al 5%, y éste es el índice al que se referencian la mayoría de hipotecas en nuestro país.

Por otro lado, hasta el año 2011, contratar préstamos hipotecarios aportaba ventajas fiscales que hacían interesantes las amortizaciones, ya que nos presentaban por un lado una reducción de intereses futuros, y por otro un impacto importante en nuestra declaración de la renta. Hoy en día no se gana ninguno de estos dos supuestos.

Amortización frente a planes de pensiones y productos de ahorro

Puede ser que en el caso de que el diferencial de hipoteca sobre el Euribor sea elevado, por ejemplo, por encima del 3%, que te merezca la pena destinar una parte del ahorro a realizar amortizaciones parciales, en previsión de mermar intereses futuros. Eso sí, sin beneficios fiscales. Pero, piensa que, difícilmente vas a encontrar productos financieros de ahorro por encima del 3% asegurado.

En el caso de los planes de pensiones, por poner un ejemplo, la aportación máxima de 8000 € por persona, te va a permitir una desgravación importante, el problema está en que se trata de ahorro a largo plazo que sólo podrás rescatar en supuestos muy concretos como la jubilación, el paro de larga duración, etc. Y que la rentabilidad es a largo plazo.

Como ves se trata de una decisión que se basa fundamentalmente en el momento en el que contrataste tu hipoteca, en la posibilidad de beneficiarte de las deducciones por primera vivienda de antes de 2011, y en la rentabilidad de los productos de ahorro existentes en el mercado.

Amortización frente a fondos de inversión

Si has decidido que tu plan de jubilación se puede basar en inversiones más agresivas, como los fondos de inversión, el análisis puede ser un poco diferente, aunque en este caso va a influir mucho tu edad.

Si repasas los resultados medios de la última década en cuanto a rendimiento de los índices bursátiles más cercanos, o de los fondos de inversión de renta variable, es probable que veas cómo éstos superan los tipos de interés actuales, con mucha distancia.

Esto significa que, apostando a largo plazo, con tiempo, el promedio que obtendrás de beneficio con una buena política de contratación de fondos de inversión será muy superior al que obtendrás reduciendo intereses que están hoy por hoy cercanos a 0%.

Esto también puede ser aplicable, para productos como los seguros de ahorro, cuya oferta de rentabilidad también supera el tipo de interés más diferencial que la mayoría de hipotecas ofrecen hoy en día.

Por tanto, si eres una persona joven, aún te queda mucha distancia con la jubilación, y tu hipoteca se ajusta a los tipos de interés actuales, no resultaría muy recomendable su amortización anticipada y sí apostar por un plan de jubilación variado, que incluya productos de renta variable.

En el otro extremo, una hipoteca cara, como ya hemos indicado anteriormente, puede ser amortizada siempre que la reducción de intereses supere la expectativa de rentabilidad en otros productos.

Renegociar la hipoteca

Por último, pero también interesante, la renegociación de la hipoteca puede resultar adecuada para aquellas personas que se encuentran en un término medio. Es decir, suscribieron hipotecas ligeramente por encima de los tipos de interés actuales, pero no a gran distancia de los mismos.

Esta renegociación puede proporcionarte unas mejores condiciones en las cuales podrás plantear un escenario cómodo de ahorro. Sin embargo, hay que tener en cuenta el coste y los gastos que esto puede suponer si es que los tiene.

En general, como has podido comprobar, no existe una respuesta universal a esto. El consejo básico sería que si tu hipoteca es más cara que lo que puedes obtener con los productos de ahorro amortices  anticipadamente para reducir intereses. Ya que de este modo estás rentabilizando más tu ahorro que de otra manera. En el otro extremo, cuando tu hipoteca sumando índice y diferencial es más barata que la rentabilidad que puedes obtener combinando productos de ahorro, la amortización anticipada, sobre todo a largo plazo, puede no ser tan rentable.