Los planes de jubilación como herramienta de desgravación fiscal

AEGON - Calcular seguro vida

Entramos en la recta final del año, muy marcada por una Navidad que se encara de forma más optimista que en años anteriores. Pero más allá de pensar como afrontaremos estos días y planificaremos nuestros gastos también es buen momento para pensar en el medio y largo plazo: como será nuestra “factura fiscal” en la próxima declaración de la renta y como, disminuir los pagos nos ayudará a tener una mejor jubilación, con productos seguros y con múltiples ventajas como los planes de jubilación.

Este año los cálculos son sencillos, ya que para simular nuestros ingresos y gastos podremos utilizar las mismas reglas, e incluso el programa para la elaboración de la declaración de la renta –PADRE- del año 2013, pero para el próximo año esto será bastante más complicado dado el calado de los cambios de la reforma fiscal. Con ello, este año podemos realizar aún aportaciones hasta 10.000 euros (12.500 en el caso de ser mayores de 50 años), siempre que no superen el 30% de nuestros ingresos de trabajo, que se reducirán en nuestra base imponible.

Preparándonos para los cambios del 2015

En el ejercicio 2015 se incorporan importantes cambios en los planes de jubilación, uno de ellos es la reducción el límite máximo, que pasa a ser de  8.000 euros anuales para todos los casos, con independencia de la edad del partícipe. Las razones que ha esgrimido Hacienda para este cambio es que son muy pocos los que se benefician de estos topes tan altos. Con independencia de ello, la solución está en comenzar lo antes posible a realizar aportaciones, con lo que conseguiremos nuestro objetivo con un esfuerzo financiero menor. Eso sí, no hay que olvidar que este límite es para todas las aportaciones de otros productos de previsión análogos como planes de pensiones, incluidos los de empresa, con lo que siempre habrá que tener mucho más en cuenta al reducirse el tope total si somos beneficiarios de otro producto.

Pero estos topes no es lo único que afecta en la fiscalidad de estos productos, también lo hace la reducción de tramos impositivos y los nuevos impuestos negativos que incluye la reforma, tanto por familia numerosa como por discapacidad. Unidos ambos, hace que las rentas medias y que tengan más de 3 hijos o algún descendiente o ascendiente con discapacidad y realicen aportaciones a planes de jubilación u otros productos análogos tengan más beneficios fiscales a partir del 2015. Igualmente esta reducción de tramos hará más ventajoso fiscalmente el cobro de las prestaciones a partir del próximo año.

A esto hay que añadir una ventaja más, poder rescatar nuestro plan a partir del décimo año. Este nuevo supuesto no desvirtúa el objetivo por el que constituimos este producto, obtener una renta o capital que complemente nuestra pensión, pero además nos permite recuperar nuestro dinero a largo plazo en casos de necesidad. Un punto con el que nos beneficiaremos especialmente con productos como el Plan de Previsión Asegurado de Aegon, con rentabilidad garantizada, con el que sabemos con total seguridad que cuando recuperemos nuestro dinero siempre será  por bastante más de lo hayamos aportado.