Productos para la jubilación: Riesgo y rentabilidad

Aegon Riesgo y Pensiones

Ahorrar para la jubilación debe ser un principio universal para todos, los que coticen mucho y los que coticen poco, los que les guste el riesgo y los que no. La situación actual hace que en el medio plazo vayamos irremediablemente hacia pensiones más bajas por el mayor peso de la población pensionista y por una obligación de cotizar un número de para conseguir el 100% de la pensión cada vez más complicada, ya que son más los años necesarios y más complicado conseguirlo al incorporarse mucho más tarde los jóvenes al mercado de trabajo, al menos, de forma estable.

Con todo ello, recalcamos, es importar planificar y en la medida de lo posible, hacerlo cuanto antes posible para conseguir más fácilmente nuestros objetivos que es tener un capital o renta que nos asegure todo el bienestar necesario cuando nos jubilemos. Este capital se conforma con dos variables, el capital que vayamos aportando al que hay que sumar o restar la ganancia generada, una rentabilidad que cuánto más tiempo tenga el producto, será más importante.

Rentabilidad y riesgo

La rentabilidad de las inversiones va muy ligada al concepto de riesgo, y viceversa. En circunstancias normales, cuanto más riesgo se esté dispuesto a asumir, más rentabilidad se puede obtener pero también son mayores las pérdidas potenciales. Pongamos por ejemplo la Bolsa. Si analizamos por ejemplo su rentabilidad a 20 años y la calculamos de forma anual, en serie histórica supera a otros activos considerados seguros, pero si inviertes en un horizonte temporal más corto, por ejemplo, 5-10 años, y te encuentras con una crisis financiera como la que acabamos de vivir, lo que obtienes son pérdidas. Es decir, tener un largo plazo de inversión, nos permite a priori poder apostar por productos con inversiones más arriesgadas, pero encontrándonos con momentos en los que el riesgo puede llevar a perder parte de lo ganado.

Perfil de riesgo

Estas posibilidades debemos siempre contrastarla con nuestro perfil de riesgo. El perfil de riesgo define nuestra capacidad y actitud de tolerar pérdidas que puedan ocurrir en las inversiones. Si no queremos tener nunca pérdidas, aunque empecemos a ahorrar con mucho tiempo de antelación, debemos apostar sólo por productos que garanticen nuestro capital como el Plan de Previsión Asegurado de Aegon (PPA), con un tipo de interés del 1,5% los 4 primeros meses y actualmente un mínimo asegurado del 0,6%. Si tu perfil es más arriesgado y eres tolerante a tener pérdidas, puedes optar por otras alternativas de más riesgo.

Eso sí, siempre hay que adecuar la inversión al tiempo restante para tu jubilación. A medida que se acerque este momento, es necesario proteger el ahorro acumulado, consolidarlo, eligiendo productos de menos riesgo como los PPA. El objetivo es reducir las posibilidades de pérdidas o incluso eliminarlas para asegurar todo lo ahorrado y ganado en los años de preparación para la jubilación.