Si estás muy cerca de la jubilación, mejor piensa en objetivos en lugar de en inversión

Si estás muy cerca de la jubilación, mejor piensa en objetivos en lugar de en inversión

Pensar en tu futura jubilación no va a llevarte a las mismas conclusiones dependiendo de tu edad. Cuanto más cerca te encuentres de la generación, puede ser interesante pensar más en objetivos que en inversión.

Siempre que se habla de las pensiones de jubilación, y del futuro poco halagüeño de nuestro sistema público de pensiones, se acaba hablando de ahorro e inversión. Esto no sólo es lógico, sino que es absolutamente necesario, y cuanto antes lo incorporemos a nuestros hábitos financieros mejor será para nuestro bolsillo en el futuro.

Sin embargo, si bien el momento para comenzar a ahorrar para la jubilación debería ser prácticamente el inicio de nuestra vida laboral, a lo largo del tiempo se irán modificando algunas cuestiones que nos harán ver las cosas de otra manera.

No se ahorra lo mismo según la edad

Es evidente que no se ahorra lo mismo a los 30 que a los 50 es más, es correcto no utilizar el ahorro del mismo modo. Por ello, también deberíamos reflexionar sobre cómo plantear nuestros últimos años de vida profesional respecto a la inversión cuando ya estamos cerca de la jubilación.

En primer lugar debemos pensar que esos últimos años deberían dedicarse a la consolidación de lo que hayamos obtenido con la inversión y el ahorro. Es decir, se trata de años en los que nuestra cartera de ahorro para la jubilación no debe asumir riesgos. Sin embargo, si continuamos invirtiendo estos riesgos pueden estar presentes, peor aún, podemos acabar perdiendo la perspectiva de lo que realmente buscamos: obtener una cantidad de dinero complementaria a la pensión de jubilación.

Es por ello que marcarse objetivos puede ser mucho más eficaz que plantearse la inversión.

Tener los objetivos claros para la jubilación

Desde luego hay un objetivo fundamental, no perder poder adquisitivo. Para ello es importante que sepas cuánto vas a dejar de ganar cuando te jubiles básicamente porque ese es el punto de partida para calcular lo que necesitas.

A partir de ahí puedes comenzar a marcarte objetivos concretos. Por ejemplo, si buscas una cantidad de dinero determinada en una rentabilidad garantizada, puedes acudir a los seguros de ahorro para obtener esa cantidad. Si tus objetivos que ver con metas concretas, por ejemplo, cambiar de residencia, este es el momento adecuado para comenzar a moverte en esa dirección. Ya que, en definitiva, lo que estamos tratando es de proteger lo que ya hemos obtenido, y a la vez, marcar hitos que podamos cumplir con garantías.

Cada uno tendremos objetivos diferentes, habrá quienes puedan recurrir a herramientas financieras garantizadas para seguir gestionando su cartera de ahorro. La gran fuerza de todo esto es contar con el respaldo suficiente para que los objetivos sean asequibles, lo que a la vez, nos va a proporcionar un sesgo de tranquilidad muy importante. Todo esto en un momento tan complejo como el paso de la vida laboral a la jubilación. Analizar bien aquellos objetivos alcanzables y buscar las herramientas adecuadas para lograrlos, es desde luego una buena idea cuando la jubilación se aproxima.