Las ventajas de rescatar tu plan de jubilación de forma mixta

AEGON - Cobro mixto plan de jubilación 2

Las ventajas de rescatar tu plan de jubilación de forma mixta

Vamos ahorrando poco a poco y viendo como crece nuestro capital, pero en la mayoría de las ocasiones lo hacemos sin marcarnos un fin concreto, ni la cantidad de dinero objetivo que queremos conseguir ni la forma de cobrar el mismo. Con las planes de jubilación, marcarnos esta capital mínimo es sencillo ya que eliminamos una de las partidas que dificulta su cálculo final, el riesgo o desconocer la rentabilidad del producto. Partimos de una remuneración conocida, que puede cambiar en el tiempo, pero que se mantiene más o menos estable, esta, sumada a las aportaciones nos llevará a determinar que dinero tendremos en el momento de rescate ¿Será suficiente esta cantidad? Este es el segundo cálculo fundamental y tendrá mucho que ver la forma de rescate.

Un punto clave del mismo es la fiscalidad. La cantidad rescatada de los planes de jubilación tributan como rendimiento del trabajo, por lo que en nuestro sistema con escalones será mucho más caro hacerlo en su totalidad –forma de capital- que hacerlo en pagos periódicos –renta-.  ¿Significa que esta es la mejor forma de rescatar nuestras aportaciones? Fiscalmente sí, pero en la práctica, rompe con los sueños y motivaciones de muchos de los ahorradores que mes tras mes hacen el sacrificio de no gastar parte de sus ingresos buscando un “premio” cuando llegue la jubilación.

Las ventajas del rescate mixto

Por todo ello, la forma mixta es de las más valoradas por los usuarios. Un capital para poder cumplir ese sueño por el que en muchas ocasiones se ha realizado el esfuerzo de ahorro y lo más importante, la renta que sumada a la prestación pública, compense y complemente la misma. Un punto clave está en saber que cantidad retiramos en este primer y más importante desembolso. Antes de solicitarlo debemos consultarlo con algún experto fiscal o más fácilmente hacer una simulación a través del programa de realización de la declaración de la renta para ver cual es su impacto fiscal. Como hemos comentado, al tener un sistema por escalones, recibir un poco más puede suponer una subida importante en la tributación. El uso del programa PADRE nos puede dar resultados muy aproximado ya que no suele haber cambios  de año a año, pero en este ejercicio hay una gran excepción, por la entrada en vigor de la nueva normativa fiscal de 2015 que trae cambios importantes y que puede llevarnos a tener que solicitar ayuda a un profesional.

También hay un punto importante que al menos, en estos dos próximos años, nos permitirá amortiguar fiscalmente el importe de la cantidad que cobremos en forma de capital. Si constituimos el producto antes de 2007, podemos elegir cobrar todas las aportaciones realizadas antes de esta fecha y así beneficiarnos de la bonificación permitida del 40%. Es decir, solo tributa el 60% de la parte correspondiente al capital. Pero ojo, esta bonificación también se suprime con los cambios fiscales de 2015, manteniéndose de forma transitoria tan sólo para estos 2 ejercicios, por lo que sólo beneficia a los que estén a punto de jubilarse.

El resto lo cobraremos en una renta periódica integrada fiscalmente como ingreso del trabajo al resto de nuestra pensión. Estimar también su cuantía para procurar no pasar de escalón fiscal nos ayudará a disfrutar más de nuestro esfuerzo de tantos años.