Aloe Vera, usos habituales y recetas en las que incluirla

Aloe Vera

Todos conocemos los beneficios que aporta la planta del Aloe vera en nuestra piel. No obstante, ¿Somos realmente conscientes de las ventajas al ingerirlo?

También conocida como sábila, esta planta es objeto de investigación de muchos expertos, aún en fases preliminares, en la prevención del cáncer de colon.

Hasta se le ha dado cabida en los posibles efectos del Aloe para tratar la la obesidad y diabetes. Sin embargo, este tipo de conjeturas no pueden afirmarse realmente, aunque se espera poder llegar a conseguirlo en un futuro cercano.

Las grandes marcas de alimentos son plenamente conscientes del potencial que posee el Aloe Vera, y por ello están comenzando a incluirlo en sus productos. De hecho, puede convertirse en un ingrediente más en la comida rápida y sana.

Cuando el gel puro de esta planta se mezcla con otro tipo de alimento, se transforma en un ingrediente que carece totalmente de sabor.

A pesar de resultar un ingrediente totalmente insípido, el Aloe es capaz de conservar en los alimentos con los que ha sido mezclado, todas aquellas propiedades que son nutritivas y beneficiosas para nuestro organismo.

Como puede ser su gran contenido en minerales: potasio, sodio, calcio, magnesio, fósforo o hierro. Además, posee vitamina E, vitaminas del grupo B, vitamina C y ácido fólico.

De esta manera, es importante destacar el contenido de esta planta en aloína, una sustancia que se puede encontrar en las plantas con pigmentos amarillos-anaranjados, y que son capaces de estimular el movimiento intestinal. Pudiendo de esta forma prevenir o disminuir los efectos del estreñimiento a aquellas personas que lo padezcan.

Aunque esta sustancia se ha empleado para tratamientos de infecciones bucales, como laxante natural o incluso para aliviar la gastritis.

Puede llegar a ser una sustancia tóxica si se llega a consumir por encima de la cantidad que se recomienda, que es de unos 10 ppm: partes por millón. Es decir, debemos mantener de manera comedida la forma en la que lo vayamos a ingerir. Incluso puede provocar reacciones alérgicas en un determinado tipo de personas.

El Aloe Vera

Además, el Aloe puede utilizarse junto con otro tipo de ingredientes para aumentar sus beneficios.

Algunos de esos productos se suelen utilizar en cosmética, por ejemplo, mientras que otros hacen uso de las propiedades medicinales del aloe vera para calmar algún tipo de dolencia.

Es muy común que nos surja la duda de dónde puede ser el sitio más recomendable para comprar aloe vera o productos que tengan sus principios activos. Esto no es una tarea realmente complicada, según nuestras necesidades podemos acudir a una farmacia, una herboristería, o tiendas especializadas. Aunque también, si lo prefieres, puedes hacerlo en tu propia casa, solo tienes que buscar recetas caseras, que normalmente son muy sencillas de llevar a cabo.

El Aloe Vera en la cocina

Nosotros vamos a darte algunos consejos para que prepares el aloe vera para su respectivo consumo.

Para ello, necesitaremos unas cuantas hojas de aloe vera bien cortadas. Lo primero que debemos hacer, es recortar los pinchos laterales, la parte blanca de abajo, que pega al tallo de la planta y es donde más se concentra la Aloína, y también la parte estrecha de arriba.

Luego, cogeremos un cuchillo largo, con el que vamos a recortar una parte de la hoja, dejando la parte central en una pieza con toda la pulpa que contiene.

Para hacer el corte mucho más sencillo, podemos dividirlo en tres piezas y a cada una de ellas hay que rebanar la piel. Del aloe siempre podemos aprovecharlo todo, por eso te recomendamos que cojas las piezas de corteza y los extremos, y lo guardes todo en el congelador. Luego vas a poder sacarlo y utilizarlo cuando quieras.

Debemos tener en cuenta que la aloína puede provocar trastornos digestivos, así que hay que eliminarla siempre muy bien si queremos ingerir el aloe. Para asegurarnos, podemos enjuagarlas con agua y hielos en el frigorífico, durante al menos un día. Después las podemos sacar, volverlas a enjuagar, y ya estarán listas.

Así queda perfecto para que podamos preparar batido depurativo y saciante, salmorejo, diversas preparaciones culinarias a las que el aloe vera puede aportar un toque diferente, a pesar de que suele aportar poco sabor.