Ataque de ansiedad: qué es, síntomas y cómo calmarlo

ataque de ansiedad

Padecer un ataque de ansiedad no es para nada infrecuente, y eso es algo de lo que la OMS nos advierte desde hace varios, años. Según sus datos la ansiedad se ha incrementado en apenas 10 años en torno a un 50% en apenas una década.

En un reciente informe, también de la OMS, se muestra que también la pandemia ha contribuido a incrementar tanto la ansiedad como otras patologías psicológicas, aunque la tendencia ascendente se detecta ya desde la década de los 90, y parece estar muy vinculado a nuestro vertiginoso ritmo de vida, entre otros muchos factores.

Se sabe que las dificultades económicas favorecen la ansiedad, así como dificultades con la gestión de expectativas, con la frustración o la sobrecarga de actividad diaria, bien sea a nivel laboral o familiar.

De todos modos, se puede padecer perfectamente un ataque de ansiedad sin haber tenido previamente ansiedad. Simplemente es que, la ansiedad o el estrés mantenido, sí que pueden influir en padecerlo, aunque no sean el detonante.

 ¿ Y tú? ¿ Has padecido alguna vez un ataque de ansiedad? Si estás leyendo estas líneas muy probablemente sospeches que sí, o quizás una persona importante en tu vida. Así que lo primero que quiero aclararte con este post, es que le sucede a muchas personas, por tanto no es nada extraño, ni implica en absoluto mayor debilidad mental o física.

Con este artículo queremos ayudarte también a responder a una pregunta muy común, que es la de ¿Qué hacer ante un ataque de ansiedad? Pues hay varias estrategias que podrás seguir. Eso sí, antes de eso, vamos a ver qué es, y también los síntomas de un ataque de ansiedad, pues eso te ayudará a identificarlo a tiempo, y esa es una de las claves.

El mayor cuadro médico para cuidar de ti
Más de 50.000 especialistas
Más de 1.000 clínicas a tu disposición


¿Qué es un ataque de ansiedad?

El término ataque de ansiedad no aparece en las últimas actualizaciones de los principales manuales de psiquiatría, sin embargo muchos profesionales entienden que es una modalidad del conocido como ataque o crisis de pánico, del que te hablábamos ampliamente en nuestro artículo “Ataques de pánico y desescalada”

Otros reputados profesionales, nos explican sin embargo que hay algunas diferencias sustanciales entre un ataque de ansiedad y un ataque de pánico, y que por ello se deberían categorizar como eventos diferentes.

Por tanto, entienden que algunos de los síntomas ligados a una ansiedad intensa, lo propio en un ataque de ansiedad, difieren de los de sentir un miedo intenso, que sería uno de los requisitos para denominarlo ataque de pánico.

Quizás esto te resulte un poco confuso, pero los términos para distinguir alteraciones psicológicas están en constante evolución, para poder incorporar nuevos matices.

En el caso en el que damos categoría propia al ataque de ansiedad, la mayoría consideran que es un sinónimo de la expresión “ataque de nervios”, utilizada mayoritariamente en países latinos. En este caso, la ansiedad, muy intensa, vendría desencadenada por un hecho concreto.

qué es un ataque de ansiedad

Respecto a las causas del ataque de ansiedad, suelen estar vinculadas a sucesos afectivos adversos, como la muerte de un ser querido. En otras ocasiones, un estrés intenso, profesional, académico o familiar, puede ser también la causa, pongamos por ejemplo enfrentarse a un examen importante.

¿Ataque de ansiedad o ataque de pánico?

Para no liarnos más, vamos a lo concreto. Se mencionan 4 características determinantes que distinguen el ataque de ansiedad del ataque de pánico, estas son:

  1. El detonante: de esta ya te hemos hablado, el ataque de ansiedad sí suele aparecer a partir de un detonante claro y conocido. Esto no suele suceder en las crisis de pánico.
  2. Tipo de síntomas: los ataques de ansiedad presentan síntomas menos intensos que los ataques de pánico, en el que los síntomas de medio son tan intensos, que la persona tiende a sentir que ha perdido el control sobre su cuerpo y su mente.
  3. Vuelta a la calma: tras un ataque de ansiedad la persona es capaz de volver con relativa facilidad a un estado de calma, lo que no sucede en el ataque de pánico.
  4. Relación entre ataque de ansiedad y de pánico: no tiene por qué ser indicativo de un trastorno psiquiátrico de ningún tipo, sin embargo el ataque de pánico sí es un síntoma del trastorno de pánico.

Te dejo a continuación un pdf del prestigioso manual de psiquiatría MSM IV, probablemente el más preciso y más empleado en todo el mundo. En él puedes encontrar mucha información sobre los distintos trastornos ligados a la ansiedad y el pánico, y más matices para diferenciarlos.

Hoy, aquí, para no alargarnos en detalles médicos poco útiles a nivel práctico, te propongo pasar al siguiente apartado sobre los síntomas del ataque de ansiedad.

Síntomas de un ataque de ansiedad

Para reconocer un ataque de ansiedad es fundamental conocer sus síntomas, que aunque en parte son comunes con los del ataque de pánico, no coinciden plenamente. Permíteme recalcar la importancia de identificar estos síntomas, pues esto te permitirá actuar cuanto antes para frenar el ataque de ansiedad.

Ahora sí, vamos ya a verlos:

  1. Taquicardia
  2. Pulsaciones aceleradas
  3. Mareos o aturdimiento
  4. Cefaleas
  5. Molestias digestivas
  6. Dificultad respiratoria
  7. Dolor o presión en el pecho
  8. Sudoración o escalofríos
  9. Pensamientos irracionales
  10. Llantos o gritos

Algunos de estos síntomas, son propios de la ansiedad, pero agravados en intensidad. Recuerda que sufrir un ataque de ansiedad no indica obligatoriamente que padezcas un trastorno de tipo ansioso, pero sí que puede estar vinculado con alguno de ellos.

💡 Para que puedas profundizar en todo esto, te dejo nuestro artículo ¿Cómo saber si sufro ansiedad? Síntomas y cómo paliarla

¿Te suenan los síntomas que hemos mencionado? ¿Los has padecido alguna vez? ¿Ha sido de manera esporádica o te sucede con cierta frecuencia? Si es así no dejes de contactar con un buen profesional, pues para controlar un ataque de ansiedad, y evitar que pueda derivar en algún trastorno, debes ir al origen. ¡Manos a la obra

¿Qué hacer ante un ataque de ansiedad?

Los expertos psicólogos y psiquiatras señalan 4 formas como las más eficaces para controlar un ataque de ansiedad. Algunas pueden parecerte demasiado sencillas, pero la ciencia nos dice que en muchas ocasiones funcionan.

De todos modos, me parece muy importante también que conozcas algunas técnicas muy fáciles que podrían calmarte en otras situaciones de estrés o ansiedad cotidianas, pues el estrés mantenido, puede favorecer los ataques de ansiedad.

💡 Así que para que indagues un poco más te dejo nuestro artículo titulado, técnicas de relajación muy sencillas, espero que puedas sacarle provecho.

qué hacer ante un ataque de ansiedad

¿Cómo frenar un ataque de ansiedad?

Si comienzas a sentir alguno de los síntomas que antes te enumeraba, recuerda cualquiera de estas estrategias porque pueden ayudarte muchísimo. Quizás no te vendría mal tomar algunas notas, pues siempre te pueden venir bien para pasar a la práctica.

1. Controla tu respiración

El ritmo de tu respiración es determinante para relajar tu sistema nervioso, por eso si pones el foco en la respiración y procuras hacer respiraciones abdominales profundas, habrás ganado mucho. Para lograr calmar un ataque de ansiedad tu respiración debe ser lenta, llenando el abdomen ( no el pecho) y con tiempos de expulsión del aire prolongados. Son el tipo de respiraciones que se practican en yoga.

Realmente esto resulta muy eficaz, pero deberás practicar la respiración abdominal con frecuencia para poder ejecutarla cuando comiences a detectar los síntomas del ataque de ansiedad. Si no la practicas previamente, te será casi imposible conseguir controlar tu respiración cuando se inicia un ataque ansioso.

2. Desvía tu atención

De nuevo simple pero también muy eficaz. Las cosas e ideas más sencillas pueden ser lo suficientemente poderosas para que tu mente se calme. En este caso, se recomienda tener una idea ya trabajada que se útil para que tus pensamientos desconecten de aquello que te está alterando.

Se trataría por ejemplo de decir en alto una lista, ya preparada, de tus animales favoritos, de tus viajes o países preferidos, de las comidas que más te gustan … Puede servirte también centrarte en el recuerdo de la sensación de un abrazo de un ser querido, pensar en las personas que te quieren, etc…

3. Visualizaciones positivas

Consiste en que te imagines a ti mismo en una situación relajada, por ejemplo en un lugar en el que te has encontrado anteriormente en paz: un parque, un bosque, una playa… Si padeces ataques de ansiedad con frecuencia, ligados a una situación concreta, deberás practicar junto con un profesional visualizarte en esa sensación afrontándola con calma.

Todo requiere su práctica, pero dedicándole el tiempo que merece seguro que verás los resultados.

seguros privados

Ahora que ya tienes las herramientas claves para identificar y manejar un ataque de ansiedad, no te olvides ponerte en manos de un psicólogo o psiquiatra de tu confianza. Él te ayudará a personalizar estas prácticas, y ser constante en el trabajo de vencer los ataques de ansiedad.

Hasta aquí nuestro artículo de hoy, ojalá te haya ayudado, con que sea un pasito adelante en tu camino ya nos conformamos; y si crees que puede ayudar a más personas, no dejes por favor de compartirlo ¡Divulga salud!

¿Te ha parecido interesante este artículo? ¡Compártelo en redes sociales con tu familia y amigos!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Deva Camino Monteserín

Máster Universitario en Salud Natural y Nutrición. Experta en Alimentación Antiinflamatoria y psiconeuroendocrino-inmunología, el área de la ciencia que estudia la relación del sistema nervioso con el resto de nuestro organismo. Diploma de estudios avanzados en: Microbiota, inmunidad y sistema digestivo. Cursos de doctorado en: Biología del Cáncer. Autora de los libros: "¿Y ahora qué puedo comer?" y "Comer para cuidarse". Compagino la pasión de mi trabajo en consulta con la impartición de diversos cursos y las charlas divulgativas.