Colchicina: ¿Qué es y cómo puede ayudar con la COVID-19?

colchicina

Hay vida más allá de las vacunas en la lucha contra la Covid-19. En paralelo a una cura definitiva contra la pandemia del coronavirus, los investigadores están probando el efecto de otros medicamentos ya existentes que puedan frenar su expansión y aprovechen los efectos de la inmunidad cruzada . Uno de los que mejores resultados está ofreciendo es la colchicina.

¿Qué es la colchicina y para qué se usa?

La colchicina es un antinflamatorio que se emplea fundamentalmente para tratar la gota y otras enfermedades reumáticas.

Se trata de un medicamento barato que previene los ataques de gota, que producen un dolor intenso y repentino causado por un nivel excesivo de ácido úrico en la sangre. También se utiliza para tratar la fiebre mediterránea familiar (FMF). Es un trastorno poco común que causa fiebre e inflamación en el abdomen, el torax o las articulaciones.

Efectos secundarios y contraindicaciones de la colchicina

Como cualquier medicamento, la colchicina cuenta con posibles efectos adversos y contraindicaciones que se detallan en su prospecto médico. La mayoría son comunes a muchos otros fármacos como pueden ser naúseas, vómitos, diarrea o dolores estomacales.

A estos se suman posibles efectos secundarios graves como:

  • Dolor muscular, cansancio o debilidad general.
  • Entumecimiento u hormigueo en los dedos de las manos o pies.
  • Sangrado o moretones inusuales.
  • Dolor de garganta, fiebre, escalofríos u otros síntomas de infección.
  • Color pálido o gris de los labios, lengua o palmas.

Colchicina y Coronavirus: qué dicen los estudios

Si la colchicina está en boca de todos no es por su efecto como medicamento para la gota. Un reciente estudio ha relacionado la colchicina como una fórmula para prevenir y tratar el coronavirus.

En concreto, un reciente estudio del Instituto de Cardiología de Montreal (Canadá) ha descubierto que este medicamento para tratar la gota fue capaz de reducir en un 25% las hospitalizaciones de pacientes con coronavirus y en un 44% su mortalidad.

La investigación canadiense se enmarca dentro del estudio ColCorona en el que han colaborado otros países como de Canadá, Estados Unidos, América del Sur, Sudáfrica y España. En nuestro país, el ensayo se coordinó desde el Instituto de Investigación del Hospital Universitario La Paz (IDIPAZ). También participaron los hospitales Ramón y Cajal, Puerta de Hierro, La Princesa, la Fundación Jimenez Díaz y el 12 de Octubre, todos de Madrid, que aportaron al estudio unos 250 enfermos.

En el estudio realizado en Brasil y que se publicó en el British Medical Journal se analizaron un total de 75 pacientes ingresados por COVID19 que recibieron distintas dosis de colchicina. Así se pudo relacionar el fármaco, que se administra por vía oral, con una reducción en los tiempos de hospitalización y del uso de respiración asistida.

Los datos mostraron una reducción en 2,5 días del tiempo que los pacientes necesitaron oxígeno frente a quienes siguieron el tratamiento habitual hasta la fecha. Del mismo modo, también se redujo de nueve a siete días de media el tiempo de hospitalización de los afectados.

En total, el estudio ColCorona se realizó sobre 4.488 pacientes con unos resultados que los autores del estudio catalogan como clínicamente convincentes sobre la eficacia de la colchicina para tratar la Covid-19.

¿Es el remedio definitivo contra la COVID-19?

Sin embargo, tampoco conviene echar las campanas al vuelo. Diferentes expertos consideran que la muestra de pacientes es demasiado reducida como para tener valor estadístico real. Además, la colchicina sólo evitó un falleciiento por 569 pacientes trasladados.

Esto tampoco quiere decir que no tenga potencial para tratar el coronavirus mientras siguen desarrollándose y creando vacunas contra la COVID 19 y terminan de distribuirse. La realidad es que habrá que esperar al ensayo clínico Recovery con 7.500 participantes para conocer el alcance real de esta solución.

Más allá de la colchicina

La colchicina es solo el tercer medicamento que más se está estudiando como remedio para tratar a los enfermos de coronavirus (la vacunación es la fórmula de evitar el contagio). Si quieres saber más sobre cómo se ha fabricado la vacuna contra el coronavirus, tenemos un artículo muy completo que te ayudará a entender el proceso:

💡 Desde conocer el virus hasta tener una vacuna: ¿cómo se fabrica la vacuna contra el coronavirus?

Otra de las estrellas en esta carrera es la plitidepsina, que en España comercializa Pharmamar bajo el nombre de Apildin. Este medicamento antiviral y antitumoral saltó a la palestra tras la publicación de un estudio en la revista Science que certificaba su capacidad para reducir la carga viral en cultivos celulares y ratones.

Por ahora, la plitidepsina es solo una alternativa de la que apenas existe información preclínica. Todavía no se ha tratado en pacientes, sólo en animalices, con los que el resultado ha sido positivo. Esos sí, con dosis superiores a las que se administran a humanos.

El único estudio clínico en fase I con la plitidepsina se está realizando con un reducido grupo de 46 pacientes y su objetivo no es tanto probar la eficacia del medicamento, sino su seguridad.

Otra alternativa con la que se trabaja es la ivermectina, un medicamento antiparasitario. Ya son más de 50 los ensayos que la incluyen, aunque los resultados hasta ahora han sido dispares. Tanto es así, que la Organización Mundial de la Salud no la recomienda como tratamiento para el COVID 19.

Los últimos estudios sitúan a la colchicina entre las opciones más prometedoras para tratar el virus, pero habrá que esperar a las vacunas para poder protegerse contra su infección, que es lo permitirá la vuelta a la normalidad.

¿Te ha parecido interesante este artículo? ¡Compártelo en redes sociales con tu familia y amigos!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin