Cómo debería ser el botiquín de casa

¿Dispones de un botiquín en tu casa? Si es así, ¿sabes cada cuánto tiempo hay que actualizarlo o los productos que debe tener? En este artículo te lo contamos todo.

Según los expertos, un botiquín puede ser cualquier armario, caja o maleta que pueda contener los medicamentos y el material sanitario necesario para poder atender y aliviar pequeñas molestias, síntomas breves o trastornos menores, en las condiciones necesarias.

Si no dispones de un botiquín en tu casa, lo ideal sería que te hicieras con uno lo antes posible, puesto que así podrás auxiliar los accidentes domésticos.

Cómo debe ser y qué debe tener tu botiquín

El botiquín debe estar bien protegido de la luz, en un ambiente aireado y sin excesiva humedad, como por ejemplo, en una caja o una estantería. Se recomienda que permanezca siempre cerrado, pero que disponga de un sistema de apertura fácil y sencillo. Por supuesto, si nuestro botiquín contiene medicamentos, no debe estar al alcance de los niños.

Si queremos tener un botiquín ideal para todo tipo de accidentes domésticos que nos puedan surgir, debe tener lo siguiente: medicamentos, material sanitario y teléfonos de emergencia.

Medicamentos

Al hablar de medicamentos, nos referimos a preparados que sirven para desinfectar heridas, como pueden ser el alcohol, agua oxigenada o yodo, además de analgésicos, antitérmicos, laxantes, antidiarreicos, antitusígenos, mucolíticos, expectorantes y antiácidos. En resumen, diversos fármacos cuyo uso es aliviar un dolor puntual, problemas intestinales y estomacales, resfriados o heridas.

Material sanitario

Como indican los expertos, el material sanitario del que debemos disponer en nuestro botiquín, es el siguiente: algodón, compresas de gasa estériles, venda elástica, esparadrapo, tiritas cicatrizantes, tijeras de punta redonda, pinzas, termómetro y apósitos desinfectantes.

Teléfonos importantes

Para finalizar, es recomendable que tengamos en nuestro botiquín algunos teléfonos de emergencias, como el correspondiente a cada comunidad autónoma, así como los referidos a centros de información toxicológica. Por supuesto, el teléfono de nuestro seguro de salud debe ocupar un lugar destacado y visible en esta lista.

Para saber cuidar de nuestro botiquín y mantenerlo al día, debemos estar pendientes de las fechas de caducidad de los productos que hayamos adquirido. Cuando el medicamento ya haya caducado, será el momento de llevarlo a reciclar en nuestra farmacia más cercana.

Además, es muy importante que no dejemos los medicamentos desperdigados por el botiquín, sin prospecto ni envase original, o fármacos en mal estado, como tijeras o pinzas oxidadas.

Si no queremos llegar a vivir este tipo de situaciones, lo conveniente es que revisemos nuestro botiquín al menos dos veces al año, y conservar siempre los envases e instrucciones que acompañan a los medicamentos.