Cómo mantenerse en forma a los 40

como mantenerse en forma a los 40

Si has decidido que es un momento perfecto para comenzar a hacer deporte y tienes 40 años o más, este artículo está especialmente pensado para ti. Te damos algunos consejos importantes sobre cómo mantenerse en forma a los 40.

La edad madura no es, en absoluto, un impedimento para estar en forma. Son muchos los ejemplos que en esta sociedad de la información recibimos sobre personas que, habiendo pasado la barrera de los 40, se encuentran en un estado de salud envidiable. No en vano, por algo se dice que los 40 son los nuevos 30.

Eso sí, para ello, tal vez haya que invertir un poco más de tiempo y esfuerzo que cuando se es más joven. Y, por supuesto, combinarlo con hábitos saludables, como una dieta sana para alargar la vida.

Veamos las claves para comenzar a ponerte en forma a partir de los 40.

Primero: pide ayuda

No puedes empezar a realizar ejercicio de cualquier manera, primero necesitas asesoramiento de un profesional. A los 40 tu cuerpo funciona de forma diferente y más pausada que cuando eras joven. A eso se unen unas articulaciones algo más castigadas y que conviene no sobrecargar.

Hay que comenzar por hacer una valoración personal de tu estado físico. A pesar de que lo más probable es que seas sedentario si no prácticas deporte regularmente, hay que valorar bien el estado de las articulaciones y el riesgo de lesiones al que nos podemos encontrar expuestos.

También hay que tener en cuenta si tomamos algún tipo de medicación y comentárselo siempre al profesional que nos atienda, ya que es necesario para trazar un plan de entreno realista en base a todas nuestras capacidades. 

Esta consulta también la puedes llevar a cabo con un profesional médico en una revisión de tu seguro de salud, o simplemente con tu médico de cabecera. Se trata de chequear bien tu estado antes de comenzar a practicar deporte.

Descubre qué es lo que te gusta

Como ya sabes, existen infinidad de actividades físicas. Por ello, es conveniente que encuentres cuanto antes aquella que más te guste.

Los expertos recomiendan escoger algo que te motive y te divierta, es la única manera de tener cierta adhesión al programa deportivo que se quiere realizar. De lo contrario, más pronto que tarde lo acabarás dejando de lado. 

Administra bien el tiempo

Desde luego, hay que ser realistas. No es lo mismo una persona que retoma el ejercicio, que posee cierto bagaje a pesar de unos años sin ejercitarse, que una persona que jamás se ha acercado al deporte. Esto es clave a la hora de plantearnos cómo mantenerse en forma a los 40.

La progresión en la persona del primer caso debería ser más rápida, aunque los expertos siempre recomiendan individualizar. En general, si quieres ver resultados, debes practicar deporte al menos 3 veces por semana, durante al menos una hora. Por supuesto, no se trata de un resultado inmediato, comenzaremos a notarlo pasados unos meses. 

La elasticidad es fundamental

Aunque puedas pensar que ser una persona con poca elasticidad no es para tanto, es recomendable trabajarla muy bien si quieres conseguir los objetivos propuestos. Para ello, el yoga, lo estiramientos o pilates pueden ser tus mejores aliados. 

Ponte a ello

Una buena forma de empezar a realizar ejercicio es mediante actividad cardiovascular suave, para calentar.

Después puedes continuar con el trabajo de fuerza, para completarlo con trabajo cardiovascular más intenso. Para acabar, son importantes los estiramientos. 

Cuando se alcanza cierto grado de forma, comienza a ser recomendable entrenamientos cortos, pero muy intensos, con descansos breves entre ejercicios. El entrenamiento de intervalos es positivo en este caso, pero, debe realizarse con control.

Ante todo, un buen calentamiento

Hagamos lo que hagamos, debemos ser conscientes que llegados a los 40, nuestro cuerpo ya no es el mismo de antes.

Debemos protegernos de cualquier tipo de lesión. Las más comunes suelen ser la tendinitis del manguito de los rotadores y la epicondilitis. Calentando bien, respetando la técnica a emplear y siendo prudente con las cargas, es como conseguiremos evitarlas.