Cómo protegerse y tratar las manchas de sol en la piel

manchas de sol
Tiempo de lectura: 4 minutos

El verano es una época complicada para la piel. La exponemos mucho más que en el invierno a un medio bastante más agresivo, ya sea indirectamente por el calor y las carencias de hidratación o directamente al sol. Por todo ello, además de aumentar dolencias relacionadas por la piel atópica o quemaduras por una sobrexposición al sol sin las medidas de protección adecuada, también se multiplican las manchas de sol.

Estas manchas aparecen o se acentúan con la exposición al sol y aparecen especialmente en la cara. Aunque no suelen suponer problemas de salud, sí requieren de un seguimiento y se pueden aplicar medidas paliativas y preventivas para mejorar su aspecto estético.

Por qué salen manchas de sol

Existen varias relaciones claras con las manchas de sol, ya sean pecas o los bastante comunes lentigos.

La primera su relación clara con el sol. No se trata de un efecto directo como una exposición puntual al sol sin protección, sino que se produce por un efecto acumulativo.

Por ello hay otras tres claras relaciones causa-efecto:

  • Son más comunes con edad avanzada
  • Aparecen especialmente en la cara al ser la zona más expuesta.
  • Aunque las pueden tener también los hombres, son más comunes en las mujeres.

Aunque la cara es la zona más común por estar muy expuesta al sol, no es la única. Otras zonas frecuentes son los hombros en personas sensibles al sol y que han presentado quemaduras y también es muy frecuente que las manchas de sol aparezcan en las extremidades superiores, en zonas expuestas y en especial en las manos.

Detectar y prevenir las manchas de sol

Ante cualquier tipo de mancha lo primero que hay que hacer es acudir al dermatólogo como los mejores profesionales a los que tienes acceso con el seguro de salud de Aegon, para determinar diagnóstico y análisis.

manchas de sol

Por ejemplo, los lentigos, las manchas de sol más comunes, están muy bien delimitadas, son de color marrón y un signo claro de fotoenvejecimiento, al igual que son las arrugas. Tratarlas es importante porque suelen crecer en tamaño y también en número cuando se va envejeciendo.

Por el contrario, otro tipo, el melasma, aparece normalmente en mujeres jóvenes y de mediana edad, siendo más frecuente en embarazadas. Estas manchas aparecen en la zona de las mejillas, frente o labio superior y se acentúan con la exposición solar en verano.

EL DIAGNÓSTICO COMO BASE DE SU TRATAMIENTO

Sí hay que diferenciarlas claramente de los lunares o nevus, de carácter benigno, y descartar cualquier tipo de melanoma.

La gran mayoría de las manchas de sol del tipo lentigo no presentan riesgo de cáncer de piel. Lo que si indican es que la persona ha tenido una exposición solar prolongada en su vida -cuánto antes salgan más exposición ha podido tener. o presenta una piel especialmente sensible que sí puede llevar un mayor riesgo de cáncer de piel.

manchas de sol

Por todo ello, evitarlas al 100% es complicado, pero si podemos ralentizar su aparición y especialmente su crecimiento y multiplicación. Para ello es importante usar crema fotoprotectora con un factor elevado (50+).

También es importante cuidar y mantener la piel en las mejores condiciones posibles y para ello tener limpia e hidratada.

El tratamiento de las manchas de sol

A la hora de tratar las manchas de sol el punto principal vuelve a estar en el diagnóstico. Por ejemplo, en el melasma, un correcto tratamiento suele conllevar que se mitigue las manchas, pero también hay muchos pacientes en los que vuelven a surgir de forma recurrente al volver a exponerse al sol.

En el caso de los lentigos al estar asociados a la edad no se quitan con el tiempo y lo más habitual es que aumenten en número y tamaño tanto en cara como en las manos.

Teniendo claro que estas manchas suponen principalmente un problema estético es el dermatólogo el que mejor le aconsejará a la hora de aplicar el tratamiento más adecuado:

  • Cremas comerciales: su eficacia es limitada, pero aplicándose debidamente no tienen ningún tipo de efecto secundario o daño en la piel (como quemaduras).
  • Formulas magistrales: recetadas por el especialista tras analizar su caso y tipo de piel suelen combinar ser efectivas y tener poco riesgo. Sus funciones exfoliantes y despigmentantes ayudan a eliminar o paliar estas manchas.
  • Laser o crioterapia: la eliminan el problema es que pueden dejar quemaduras (láser) o cicatrices (crioterapia) que generen nuevas manchas o que al curarse dejen la piel más oscura.

Cuidado total de la piel

Aunque el tratamiento sea efectivo el problema no se soluciona. En España estamos muy expuestos al sol y si se es proclive a estas manchas o se ha alcanzado ya una edad en la que se han acumulado muchas horas de exposición, seguirán saliendo.

manchas de sol

Por ello debemos adaptar nuestros hábitos más allá de usar una crema solar con un factor de protección elevado:

  • Protegerse del sol todos los días, no solo cuando salgas a la playa o piscina, y no solo hacerlo en verano.
  • Adaptar nuestra forma de vestir para evitar o disminuir en la mayoría de lo posible zonas expuestas sensibles como son los hombros.
  • Tener especial cuidado en ciertas horas de más riesgo a la hora de salir al exterior como son las centrales del día.
  • Protegerse más si viajas a áreas de mayor exposición al sol, como son por ejemplo en verano de forma más común el sur de España.

💡 Puedes ampliar esta información a través de nuestro artículo «Cuidado de la piel: trucos, consejos y claves para una piel sana«.

En definitiva, debes tener claro que nuestra piel tiene memoria, “malos” comportamientos pasados, como no haberte protegido debidamente, causan problemas más tarde. Aún así, la protección y el tratamiento, siempre asesorado por profesionales médicos, ayudarán.

Y si eres cliente Aegon, recuerda, nuestra App Aegon Telemedicina te pone en contacto directo de forma inmediata con especialistas en Dermatología ¡Infórmate si todavía no la conoces!