¿Qué es el copago de un seguro de salud?

copago

Seguro que has escuchado hablar en numerosas ocasiones sobre el copago en un seguro de salud ¿Pero sabes en qué consiste? ¿Tienes dudas sobre cómo funciona? No te preocupes, a través de este artículo trataremos de proporcionarte todos los detalles que necesitas saber para acabar de entender cómo funciona el copago en un seguro médico.

¿Qué es un copago?

Empecemos por el principio ¿Qué es un copago? Entre los diferentes tipos de seguros de salud, nos encontramos con la modalidad de seguro de salud con copago. En esta opción, además del pago de la prima periódica también se abona un pequeño importe por cada prestación sanitaria. Esto conlleva una serie de ventajas y desventajas, que os explicamos a continuación.

Seguro de salud con copago y sin copago

En las distintas tipologías en las que podemos clasificar a un seguro de salud, una de las más relevantes es por la elección de sus servicios. Así podemos encontrar tres modalidades: seguros con cuadro médico, seguros de reembolso y una figura mixta en la que tiene cuadro médico, pero existe la posibilidad de optar por médicos fuera del cuadro en los que se reembolsará generalmente parte de los gastos.

Esta división es muy relevante ya que nos pone en relación con las modalidades de pago de copago o sin copago. Como regla general el seguro de cuadro médico es más económico que el de reembolso, pero también dependerá de la cuantía reembolsable del servicio médico, así el seguro que reembolsa un porcentaje menor tendrá un coste de prima periódica inferior.

Esto se traslada de forma muy análoga al copago en seguros de cuadro médico. Se trata de un seguro en el que hay que pagar una pequeña parte de los servicios médicos prestados a cambio de pagar unas primas periódicas más reducidas.

Por ello un copago no hace a un seguro peor, abre una nueva posibilidad de elección a la que debemos adaptarnos según nuestras propias necesidades.

¿Cómo funciona el copago? Tipos de copago

El funcionamiento del copago es muy sencillo. Cada vez que usamos un servicio médico, este tendrá un pequeño porcentaje que debemos abonar. Este pago no lo hacemos cuando vamos al médico, sino que se acumula por un periodo de tiempo -generalmente un mes- y se gira en un recibo.

Es importante también saber que tipos de copago se aplican:

  • Hay modelos lineales: pagas lo mismo con independencia del servicio.
  • En otros copagos su coste variará en función del servicio médico que se cubra
  • E incluso, como ocurre con Aegon, se puden poner límites a lo que pagarás por copago y una vez alcanzado éste no tendrás que pagar nada más.

Copago o no copago ¿cómo elegirlo?

Elegir un seguro de salud con copago no tiene porque ser un seguro más caro. Y lo contrario, tampoco necesariamente es más barato. Todo ello teniendo en cuenta que el cuadro médico en la mayoría de los casos será el mismo, con lo que la diferencia estará solo en el coste, no en las prestaciones.

copago

Por supuesto, cuando va a comenzar un año no sabemos que uso vamos a dar al seguro, que es lo que determinará ese coste en copagos, pero sí hay ciertas circunstancias que a priori si son indicativas de un mayor o menor uso de las prestaciones médicas del seguro.

En primer lugar, una variable fundamental es la edad. Como regla general, cuanto más joven eres menos riesgo tienes de ponerte enfermo y menos pagarás por tu póliza de seguro. Pero esto tiene también importantes matices. Este grupo de edad con menos riesgos se sitúa entre los 16-18 años a los 45-50 años, existiendo un grupo de gasto importante entre los niños.

También es cierto que los copagos de una consulta pediátrica, por ejemplo, son bajos en comparación con una prueba diagnóstica o un servicio de rehabilitación, por ejemplo, pero también que hay una gran frecuencia.

Fundamental también es el propio análisis de nuestro estado de salud. Si tenemos una enfermedad crónica, que nos haga ir mucho al médico, por ejemplo, un producto de copago saldrá generalmente más caro que los que no lo tienen.

Otros factores que hay que tener en cuenta

El precio es un importante factor a tener en cuenta. En concreto, como hemos visto, la búsqueda de ahorro es una variable fundamental a la hora de elegir un seguro con copago o sin copago, pero no la única.

Control del gasto

Incluir un copago es introducir un coste variable a tu seguro y por ello, si entre tus preferencias está un mayor control del gasto, la mejor opción es el seguro sin copago.

Aunque en todo caso, y si especialmente elegimos productos como el de Aegon completo con límite de lo que pagaríamos por copago, este gasto no debería suponer problemas en tu presupuesto para el día a día.

Lo más conveniente para el que viaje

Un caso especial es si viajamos mucho. En general, si necesitamos un servicio médico este se suele abonar total o parcialmente por el asegurado y luego es nuestra compañía aseguradora quien nos devuelve el importe.

Aunque ir al médico cuando uno se desplaza por vacaciones u ocio no es frecuente, si eres de los que te desplazas más a menudo debes considerar muy bien si este coste en un seguro con copago es potencialmente mayor o no.

Adaptarse al cambio de tus circunstancias personales

Por último, no debemos olvidar que un seguro se adapta a ti y no lo contrario. Al igual que ahora una opción con copago puede ser la más beneficiosa si tus circunstancias personales cambian puedes también modificarlo cuando toque renovar la póliza.

El pilar es, desde luego, tener la mejor cobertura médica, pero también que esta se adapte a ti, a tu ritmo de vida y a tus ingresos y gastos. Y esto es todo. Esperamos que este artículo te haya ayudado a despejar todas las dudas y a entender cómo funciona un seguro médico con copago :)