Conoce como es la desgravación del seguro de salud en España

Aegon -La desgravación fiscal del seguro de salud en España

Conoce como es la desgravación del seguro de salud en España

Cerramos el 2015, el de la reforma fiscal, y ya estamos preparándonos para los cambios que traerá el 2016. Desde luego, no tienen que ver nada, con los de este año, pero en algunos casos hay novedades significativas. Entre otras, se mejoran la compensación de plusvalías, se reducen ligeramente los tipos impositivos pero también se empeora la fiscalidad para algunos autónomos que cotizan por el régimen de módulos y para los que tenían constituidos una sociedad civil. Pero también, podemos encontrarnos con un cambio en la fiscalidad de uno de los seguros más importantes, el seguro de salud.

Desde 1998, cuando se creo el mínimo personal y familiar que ahora aplicamos en la declaración de la renta, la deducción general por gastos médicos desapareció. La ley que consagró el cambio fiscal ese año, la 40/1998, definió un cambio de concepto. Se pasó de gravar la renta obtenida a hacerlo por la renta disponible, es decir, se descontaba de los ingresos una cantidad con destino cubrir las necesidades básicas. Con ello, el mínimo personal y familiar eliminó la posibilidad de deducción de muchos gastos, más allá del seguro de salud y estableció unas cantidades a deducir que se modifican por circunstancias personales (por ejemplo, por el número de hijos a cargo). Esto puede cambiar el próximo año. Antes del final de legislatura, previo al arranque de la campaña de las elecciones generales, el Senado aprobó una enmienda a los Presupuestos de 2016 en los que se generalizaba la deducción con un límite anual de 500 euros que se eleva a 1.500 para los miembros de la familia que tengan discapacidad, incluyéndose en esta deducción las primas de cónyuge e hijos de menos de 25 años.

La limitada deducción actual del seguro de salud

Hasta que veamos si esta deducción sale adelante, lo que si es real son las desgravaciones actuales. De momento, de forma general, los trabajadores autónomos si tienen derecho, para ellos y su familia directa (cónyuge e hijos). Esta se resta, como otros gastos, de los ingresos que genere y con un máximo de 500 euros al año. Pero además de este caso, algunas comunidades autónomas también las mantienen en el tramo autonómico del IRPF.

Islas Baleares aplica esta deducción, de hasta un 15% de los gastos satisfechos en primas de seguros individuales de salud, para los residentes esta comunidad autónoma que cumplan alguna de estos puntos: Que sean miembro de una familia numerosa, tenga más de 65 años, o sufran una discapacidad en grado igual o superior al 65%. Además de esto existen unos límites económicos. Para poder beneficiarse los ingresos de trabajo –ya sea por cuenta ajena o autónomo- no pueden excederse de los 12.000 euros en tributación individual, elevándose a 24.000 en caso de familia numerosa. En tributación conjunta se eleva el límite a 25.000 y 36.000 si la familia es numerosa.

En Aragón, en la que se ha debatido en el mes de octubre su eliminación, actualmente puedes deducirte hasta un 10% de los gastos en seguros de salud para el contribuyente, cónyuge e hijos con un límite de ingresos algo mejor que en Baleares: 30.000 euros en declaración individual y 50.000 en la conjunta.

Cantabria también permite la deducción de un 5% de lo pagado en seguros médicos no obligatorios, para el contribuyente y su familia directa. Esta deducción está limitada anualmente a 200 euros en tributación individual y 300 euros en tributación conjunta. Se puede incrementar en 100 euros en tributación individual y colectiva cuando el contribuyente sea una persona con discapacidad y acredite una minusvalía de al menos  un 65%.

Esta es la situación, que como hemos comentado, está sujeta a posibles cambios en 2016, tanto en generalización de la deducción en su tramo estatal, como en modificaciones autonómicas. Esperemos que se adecúen a la realidad de la cada vez mayor relevancia del seguro de salud para millones de familias.