Retos para quemar grasa a comienzos del año

En estos primeros compases del año, es probable que tengas planteado practicar algún ejercicio para quemar grasa. Te proponemos tres retos para hacerlo.

Piensa que, efectivamente, hay muchos más retos que puedes plantearte. Estas son tres ideas, pero, antes de optar por ellas, o por cualquier otra, debes valorar tu condición física y las capacidades que posees en este momento para poder realizar estos ejercicios. Recuerda que, realmente, con caminar 30 minutos al día a buen paso, tres veces por semana, ya estás haciendo ejercicio si eres una persona sedentaria.

Si ya practicas deporte habitualmente, puedes plantearte retos más complejos como el entrenamiento de intervalos, muy eficaz bien aplicado.

Jumping jacks

Se trata de uno de los ejercicios más clásicos que conocemos, aunque tal vez el nombre no te suene tanto. Es probable que en algún momento de tu vida lo hayas practicado, ya que, se realiza tanto en las clases de educación física, como en numerosos entrenamientos. Si no lo has practicado, seguro que alguna vez lo has visto en alguna película como parte del entrenamiento militar.

Este puede ser un reto interesante ya que, además de efectivo, es barato, no requiere ningún tipo de material más allá de una ropa y calzado cómodo, y es muy intenso como ejercicio cardio.

Partiendo de la posición de pie, con las piernas juntas y los brazos extendidos y pegados al tronco, el ejercicio parte de esta posición, que llamaremos posición uno, a la posición dos, que es con las piernas separadas y dando una palmada con los brazos estirados por encima de la cabeza. Ese cambio debe hacerse en un único movimiento, una repetición se considera cada vez que se vuelve del paso dos al uno.

El reto es batir tus propias marcas haciendo repeticiones lo más rápido posible, eso sí, manteniendo la técnica y la postura correcta. Se trata de un ejercicio intenso así que, puedes plantearte este reto en tan sólo uno o dos minutos intensos.

Burpees

Este es un ejercicio muy efectivo para el aumento de la resistencia muscular y cardiovascular. No vas a encontrar incorporado en muchas rutinas tanto de crossfit como de HIIT, pero, lo interesante es que también puedes realizarlo en casa, ya que no requiere ningún material especial en su variante más pura.

La forma correcta, y, más sencilla para realizarlo, es la siguiente. Parte de la posición vertical y baja haciendo las sentadillas, hasta apoyar las manos en el suelo completamente; lleva a los dos pies a la vez de un salto hacia atrás hasta que los colocas en posición horizontal; desde la posición horizontal realiza una flexión tocando el suelo con el pecho. Tras la flexión, vuelves a la posición horizontal, con un salto hacia delante y vuelves a colocar los pies a la altura de las manos, subiendo la vertical.

Es un ejercicio completo, pero también fuerte, por lo que no conviene obsesionarse al principio si nunca lo has realizado antes. Se trata de una actividad en la que trabajan prácticamente todos los músculos. Por ello, recuerda comenzar con un nivel bajo de exigencia y repeticiones.

El reto, podría ser, en primer lugar acostumbrarte a su práctica, una vez obtenido esto, ir mejorando tu propia marca partiendo de un mínimo de cinco repeticiones, hasta un número que te propongas, por ejemplo, 30 repeticiones.

Sentadillas

Las sentadillas pueden ser uno de esos retos para quemar grasa que, sencillos, sin embargo, se convierten en muy efectivos.

Sin embargo, como los dos retos anteriores, hay que tener en cuenta que a pesar de la facilidad aparente del ejercicio, mal realizado puede generar problemas musculares, y, también, que el esfuerzo realizado nos sirva para lo que buscamos. Este puede ser uno de los ejercicios para sacar partido del fitball, aunque también puedes realizarlo sin utilizar ningún aparato.

Ten en cuenta que hacer sentadillas no sólo es agacharse y levantarse con las piernas más o menos abiertas. Se trata de un ejercicio muy completo en el que se estimula el sistema cardiovascular, por lo que se ayuda a quemar grasas. Con cada bajada y subida estás quemando calorías, pero mejor aún, las horas posteriores a la actividad, tu cuerpo seguirá quemándolas.

La posición correcta debe partir de estar de pie, erguido, con los pies separados a la misma distancia que los hombros, los pies y los hombros deben quedar en una misma línea perpendicular. Desde esta posición debes sacar pecho y apretar los abdominales, para generar más estabilidad a la columna de reforzar el efecto.

Con la mirada de frente, y la cadera y la pelvis hacia atrás, como si sacaras el trasero, comienzas el descenso. El descenso debes realizarlo como si fueras a sentarte. Imagínate que tienes una silla y que la vas a tocar con los glúteos. No es un movimiento hacia abajo, es un movimiento hacia atrás.

Es muy importante que las rodillas no sobrepasen la línea vertical que marca la punta de los pies, también que el peso esté distribuido en ambas piernas por igual. En la sentadillas ideal tus músculos deberían formar un ángulo de entre 90 y 120 grados con el suelo.

El reto aquí, también, sería comenzar a realizar el ejercicio de manera correcta y tener un objetivo en mente. No hay un número de sentadillas ideal, cada persona debe encontrar lo que más se ajusta a su estado físico. Una vez que tengas una media con la que te sientes cómodo, intenta batirla.