El ayuno intermitente y sus beneficios

ayuno intermitente que es

El verano ya está aquí, a la vuelta de la esquina y puede que tengas que perder todavía un poquito de peso, de ese que has cogido en el invierno y que no se quiere ir. El ayuno intermitente es una de esas acciones que puedes realizar para alcanzar tus objetivos. Ayunar no es inanición. El primer término se refiere a no comer por voluntad propia durante un intervalo de tiempo, mientras que en el segundo no hay voluntad, es por obligación, por las circunstancias de la vida. El ayuno no tiene una duración estipulada. Puede ser de horas, días o semanas, pudiendo iniciarlo en cualquier momento y acabarlo cuando lo desees. Y es que ayunar es uno de los tratamientos alimenticios más antiguos y efectivos con unas enormes posibilidades terapéuticas. Curiosamente, este método se contrapone a muchos endocrinos que actualmente recomiendan hacer cinco comidas al día.

Cómo funciona el ayuno intermitente

Es importante conocer cómo funciona el ayuno intermitente. Cuando ayunamos permitimos al cuerpo quemar el exceso de grasa corporal, que es energía alimentaria almacenada. Es una acción completamente normal, nuestro cuerpo, nuestra salud, no sufre por ello. Dicho de otra manera, si no comes, el cuerpo se alimentará de su propia grasa para conseguir energía. Si no comes, ayunas.

Cuando comemos metemos en el cuerpo más energía de la que podemos usar en el momento. Esta energía se almacena para ser usada con posterioridad. La insulina es la principal hormona que participa en el almacenamiento de energía alimentaria. Cuando comemos esa insulina aumenta y se almacenan excedentes de energía. Si comemos, estamos absorbiendo y la insulina es alta, mientras que cuando no comemos, ayunamos, y la insulina es baja. Se usa la energía almacenada para funcionar. Es decir, engordaremos si desde que nos levantamos hasta que nos acostamos estamos comiendo, en estado de absorción, ya que no hemos permitido al cuerpo que queme energía alimentaria. Para adelgazar sólo necesitamos aumentar el tiempo en el que quemamos energía alimentaría almacenada, el ayuno.

Ventajas del ayuno intermintente

Los beneficios del ayuno intermitente son varios. El más lógico y visible es la pérdida de peso. Además, a estos periodos de ayuno en la antigüedad se les denominaba limpiezas, desintoxicaciones o depuraciones. En aquellos tiempos los hombres pensaban que estos periodos de abstinencia de comida limitaba las toxinas en el cuerpo y los rejuvenecía. Además, mejora la lucidez y concentración, disminuye la insulina y el azúcar, corrige la diabetes tipo 2, aumenta la energía, quema más grasas, aumenta la hormona del crecimiento, disminuye el colesterol y activa la limpieza celular. Por otro lado, ayunar es gratis, te ayuda a ahorrar y ganas tiempo para hacer otra cosa que no sea comer.

Cuando nos planteamos ayunar, podemos hacerlo de diferentes maneras. La primera es en ayunos cortos, con la fórmula 16 y 8. Es decir, se ayuna durante 16 horas y se hacen las comidas en las otras ocho. Se hace a diario o casi a diario. Puedes hacerlo desde las 11 de la mañana y las siete de la tarde con lo que te saltas el desayuno y la cena, comiendo en esas ocho horas dos o tres veces. Otra forma de hacerlo es en el intervalo 20 y 4. Es decir comes en cuatro horas, de 14 a 18 horas, la comida y la merienda, y el resto del día ayunas.

La variante de ayunos largos parece destinada a personas que ya están acostumbradas. La primera es el ayuno de 24 horas, que es no comer durante un día. Cenas y no vuelves a ingerir alimentos hasta la cena del día siguiente. Normalmente se hace dos o tres veces por semana. Otra posibilidad es el ayuno 5-2. Así comes cinco días seguidos y los dos últimos, no, salvo 500 calorias. El ayuno de 36 horas tiene más ventajas para perder peso. Cenas el primer día, ayunas el segundo y no vuelves a comer hasta el desayuno del tercero. Por último, existe el ayuno prolongado. Y es que el récord de ayuno está en 382 días, por lo que no te va a pasar nada si ayunas una o dos semanas.

Para quién es recomendable esta dieta

Como siempre, hay casos y casos. Hay personas a las que no se recomienda ayunar como las que están por debajo de su peso, las embarazadas o las mujeres que están en periodo de lactancia, amén de los menores de 18 años. Una pregunta habitual es si la persona que ayuna puede hacer ejercicio. La respuesta es evidente. Sí. De hecho la persona que decide ayunar debe seguir con su actividad habitual ya que la energía necesaria llegara de la grasa corporal.

Entre los efectos secundarios de ayunar hay que tener en cuenta está el estreñimiento, dolores de cabeza, mareos, acidez y calambres musculares. También puede sufrir el síndrome de realimentación que consiste en trastornos metabólicos.

Por último, los consejos para llevar mejor el ayuno pasan por tomar agua, café o te, estar ocupado, aguantar las olas de hambre, no pegarte un atracón cuando pasen los periodos de ayuno, no decírselo a nadie que no te apoye, darte un mes para probar y seguir una dieta cetogénica cuando ayunes.

Periodista. Más de 15 años en el mundo de la comunicación especializada en finanzas e inversión. Especializado en impuestos.