Accidente o enfermedad en el extranjero ¿Cómo tengo que actuar?

enfermedad viaje extranjero

No hay duda. Si viajas al extranjero, ya sea por vacaciones o trabajo, debes hacerlo con la mejor cobertura de salud. Aunque compruebes otros aspectos que puedes considerar importantes, como hoteles, transporte o tus citas de ocio o trabajo, la salud sigue siendo el punto esencial por sus implicaciones. Todo puede venirse al garete si sufres un accidente o tienes un problema de salud. Y esta seguridad se consigue si tienes la cobertura que haga sentir tan protegido como si estuvieras dentro de España.

Ten en cuenta un aspecto esencial. Incluso en países de nuestro entorno la cobertura sanitaria es muy distinta. Aunque la cobertura de la Tarjeta Sanitaria Europea te equipare a la de otro ciudadano del país de la Unión Europea en la que estés, esta puede ser limitada, incluir copagos o no cubrir todos los tratamientos y, por supuesto, no tener prestaciones para acompañantes, familiares o un punto muy importante, el traslado. Si ya nos dirigimos a países con coberturas muy inferiores las razones se multiplican.

Contactar con tu compañía de seguro

En caso de se produzca este accidente o caigas enfermo, el primer paso es fundamental y es contactar con tu compañía de seguro a través de su servicio de atención al cliente, por lo general este tiene un número de teléfono diferente para las consultas que realices en el extranjero.

Este servicio te guiará a todos los pasos. En primer lugar, se interesará por la dolencia o percance que hayas tenido. No suplirá el servicio médico, sino para indicarte de forma adecuada que hacer a continuación, especialmente a que centro médico dirigirte. También con este paso se abrirá un historial luego importante para el resto de los trámites administrativos.

El siguiente paso importante es conocer los trámites económicos que deriven de esta cobertura. Aunque el seguro nos cubra -hasta los límites reflejados en la póliza- estos gastos la forma de pago de algunas prestaciones suele ser distinta. Puede que tengamos que hacer un adelanto o que nos giren una factura al finalizar con todos los servicios. Estemos de nuevo en contacto con nuestra compañía para saber como proceder y que soporte documental debemos tener para justificar estos gastos. En esta fase es importante que tengamos dinero en efectivo o pago con tarjeta bancaria para hacer frente a estos posibles primeros gastos.

Los servicios añadidos de tu seguro de salud

Lo normal es que los percances o enfermedades sean leves y que no interrumpan el viaje, pero puede que no sea así y que necesites hospitalización, cuidados de familiares o que tengas que gestionar el regreso a España.

En este caso siempre es útil que tengamos en cuenta todas nuestras coberturas adicionales y sus límites para que solicitemos el servicio que mejor se adecúe a nuestras necesidades. Este puede ir desde el transporte o repatriación del enfermo y/o acompañante, envío de medicamentos o gasto de transporte de un familiar que nos acompañe entre muchas otras.

Con todo cubierto y ya de vuelta en nuestro país queda el último trámite, cerrar el expediente con todos los gastos que se hayan podido originar y que has podido adelantar. Como ya hemos indicado este proceso comienza guardando copia de todos los gastos que pueden ser susceptible de pago. Guarda todo, incluso los que tienes duda, tu aseguradora revisará y dará el visto bueno procediendo al reembolso de las cantidades que cubre pero que has tenido que adelantar. En definitiva, contraer una enfermedad en el extranjero o tener un accidente no debe suponer ningún quebradero de cabeza si tienes la mejor cobertura de salud y el contacto con tu aseguradora para despejar todas tus dudas.