¿Por qué estoy tan cansado?

Seguro Médico -por-que-estoy-tan-cansado

“Quien no ha afrontado la adversidad no conoce su propia fuerza.” Benjamin Johnson

Muchas personas a lo largo de su vida han tenido periodos en los que se encontraban más cansados de lo habitual, faltos de fuerza y energía para llevar a cabo las labores cotidianas que en otros momentos realizaban sin problemas. En la gran mayoría de las ocasiones las causas de este cansancio están relacionadas con los hábitos de vida y son perfectamente controlables por cada uno de nosotros. Sin embargo, aunque sea solo en una pequeña proporción, este cansancio puede ser debido a diferentes enfermedades, por ello, lo primero que habría que hacer ante esta situación es acudir a un médico para que descarte cualquier patología. Generalmente tener contratado un seguro médico acelera la obtención de estos resultados.

CAUSAS DEL CANSANCIO EXTREMO

Si el médico ha descartado que exista una enfermedad, podemos empezar a investigar el origen del cansancio. Entre las causas más frecuentes encontramos:

  1. El clima
  2. La alimentación.
  3. El estrés.
  4. El sedentarismo.

1) Cambios de temperatura

Los cambios bruscos de temperatura, así como los climas extremos, generan en el organismo un desgaste energético por encima del habitual, ya que el cuerpo se encuentra continuamente trabajando para regular su temperatura. Es el caso de la llegada del invierno, en el que se está habituado a poner en marcha todos los mecanismos que disipan calor para mantener la temperatura y en cuestión de semanas o incluso días el organismo tiene que comenzar a generar calor para conservar los grados que aseguran el correcto funcionamiento de los órganos. En los cambios de estaciones es necesario mayor aporte de energía a través de los alimentos y más ayudas externas, como la vestimenta, el calzado, los baños o la climatización, para ir ayudando a la adaptación.

2) Alimentación

Una mala alimentación es otro de los factores fundamentales. Nuestro cuerpo necesita energía para realizar sus funciones y esta es aportada por la dieta. De igual modo, las vitaminas, los minerales y otros nutrientes favorecen la ejecución de dichas funciones, las cuales además suelen necesitar del agua para producirse. Todo esto lleva a que el equilibrio de la alimentación sea fundamental para evitar el cansancio.

Pautas básicas para una correcta alimentación:

  • Buena hidratación.
  • Alto porcentaje de frutas y verduras.
  • Evitar las comidas muy procesadas y los azúcares refinados.
  • Evitar las comidas excesivamente calóricas.

3) El estrés

Como ya sabemos, el estrés deteriora todas las funciones del organismo, por lo que reducir el ritmo de vida, una buena gestión del tiempo y darle a cada cosa la importancia que tiene es una buena práctica para reducir el cansancio.

4) El sedentarismo

La actividad física es otra de las actuaciones imprescindibles para combatir el cansancio, ya que, aunque parezca paradójico, el ejercicio activa la circulación, aumentando el riego sanguíneo y con ello el suministro de oxígeno y nutrientes a todo el organismo.