Hacer deporte nos hace más felices

Aegon Salud - deporte-feliz

“Tú no encuentras la felicidad, ella llegara a ti en el momento preciso” John F. Bisner Ureña

“Hacer deporte nos hace más felices”, una afirmación tremendamente categórica que hemos oído en diversas ocasiones asociada a muchas otras acciones de la vida diaria. Para poder entender cuán felices nos hace la práctica del ejercicio físico debemos concretar a qué nos referimos cuando hablamos de felicidad y cuál sería la situación biológica que se asocia a ese estado.  En estas líneas hablaremos de una felicidad esporádica entendida como instantes felices. Es evidente que una consecución de estados de felicidad lleva a una situación prolongada de felicidad. De este modo, y terminando con la argumentación filosófica para dar paso a la científica, el deporte nos hace momentáneamente más felices, por lo que si practicamos deporte de manera frecuente seremos más felices en general.

Si trasladamos la felicidad a las causas biológicas de la misma encontramos que hay una serie de sustancias, segregadas por nuestro  cuerpo, cuyos niveles coinciden en sus picos máximos con todos aquellos instantes en los que la sensación general es placentera y de felicidad.

Las hormonas más populares y mejor estudiadas en los que respecta a la sensación de placer son las endorfinas, la serotonina y la dopamina.

La práctica de deporte estimula a nuestro organismo para la segregación de las citadas sustancias. Se han observado en diversos estudios una relación directa entre el ejercicio físico y el incremento en los niveles de estas hormonas. Además la conjunción de los efectos provocados en nuestro cuerpo conlleva siempre una gran sensación de bienestar. Cuando en el torrente sanguíneo aparecen altas concentraciones de sustancias que mitigan el dolor, facilitan el sueño, mejoran el estado de ánimo y promueven la calma generalmente la sensación general será de felicidad.

Esta es la causa por la que el deporte nos hace más felices. Además no igualmente felices sino que ciertos tipos de deporte aumentan aún más el estado de felicidad. A los también ya bien conocidos efectos placenteros producidos por la adrenalina se unen los estudios de que las hormonas anteriormente mencionadas dependen de la cantidad de ácido láctico producido por el músculo, aumentando sus niveles cuando esta sustancia se encuentra en concentraciones más elevadas. De este modo, aquellos ejercicios que impliquen un nivel más elevado de tensión poseerán una mayor producción de adrenalina. Si además esa tensión se traduce en estrés muscular asociado a un ejercicio de alta intensidad en corto espacio de tiempo, estaremos aumentando la producción de ácido láctico y con ello la segregación de endorfinas, serotonina y dopamina, y de este modo aumentando el estado de felicidad.