Diferentes modalidades de Seguros Médicos para todas las necesidades

Seguros Médicos Salud

A la hora de elegir un seguro de salud nos encontramos una enorme variedad de productos y coberturas. Si dudamos por cuál es el mejor, quizá no es la mejor pregunta, sino que producto se adecúa mejor a nuestras necesidades, ya que en esta enorme variedad de productos encontramos soluciones distintas.

Cuadro médico o reembolso

Un primer punto fundamental es saber cuales serán nuestras opciones a la hora de elegir el médico. Fundamentalmente hay dos. La más común, es tener un cuadro médico por el que como asegurados podemos elegir entre todos los profesionales allí reflejados.

Frente a esta están los seguros de rembolsó de gastos. En este caso podemos elegir libremente el médico y la compañía nos devuelve un porcentaje de la factura, desde la totalidad a más comúnmente otro algo menor.

Dependiendo mucho del uso o de las características de los beneficiarios de la póliza (como tener niños que tienen revisiones más frecuentes) la primera opción suele salir más económica pero por supuesto con una pérdida de libertad. También existen modalidades mixtas, en la cual además de tener a disposición de sus asegurados un cuadro médico se puede elegir otros  con un rembolso parcial de los gastos.

Con Copago o sin el

El copago consiste en una pequeña cantidad la cual paga el asegurado en el momento de recibir la asistencia médica. A cambio de realizar este pequeño pago “variable” que dependerá del tipo de asistencia o prueba médica realizada, conseguiremos un ahorro al pago periódico que realizamos por nuestra prima de seguro. Pero este ahorro sólo lo conseguiríamos si no visitamos frecuentemente el médico. A priori, no sabemos si vamos a tener una larga enfermedad que nos obligue a ello, pero si tenemos circunstancias que pueden darnos alguna pista.

Por ejemplo, si tenemos niños de corta edad, las urgencias o las visitas periódicas al pediatras suelen ser importantes. También por ejemplo si pensamos en tener hijos sabemos que hay muchas visitas frecuentes en el horizonte con un gran número de pruebas médicas y no interesa tanto el copago.

Hospitalización

Es una de las opciones más interesantes que tenemos que analizar y más sencilla de determinar su conveniencia en muchos casos. Con la cobertura de hospitalización recibimos una indemnización económica por cada día que permanezcamos ingresados en un centro hospitalario, pero por supuesto, pagando una prima mayor en nuestro seguro de vida. Por ello, hay que analizar muy bien cuando interesa más o no, al estar hospitalizado recibiremos cobertura por Incapacidad Temporal -la corrientemente conocida como “baja”- si somos trabajadores por cuenta ajena con una buena cobertura (cotización) en caso de incapacidad no es tan necesario con respecto a los trabajadores por cuenta propia (ajena) con una cobertura generalmente mucho más limitada y que sufren un perjuicio económico  por los días en los que no trabajan.

Coberturas complementarias

Existen otros servicios conexos a la medicina general como la odontología o psicología que en muchas ocasiones se ofrecen de forma opcional. En estos casos también debemos analizar detenidamente nuestras necesidades. En el caso de odontología es común ofrecer servicios básicos como urgencias, extracciones o una limpieza anual, pudiendo compensar servicios añadidos o descuentos contratando una póliza superior. Las familias con niños son por ejemplo un claro ejemplo de quien interese este tipo de productos.

Un punto muy importante son las coberturas en el extranjero. Si viajamos mucho por ocio o trabajo es fundamental tener una correcta cobertura fuera de España. En este caso si suele ser habitual el rembolso de gastos médicos, analicemos nuestros destinos habituales y el coste de los servicios de salud para ver si son o no adecuados. Los viajeros habituales por razones de ocio o trabajo encontrarán una mejor cobertura en calidad y precio con su seguro de salud que con el habitual que se comercializa por viajes.